Las pruebas de carga se han efectuado en los viaductos de la A-31 —de 135 metros de longitud—, el del Hondo I —de 102 metros—, y el del Hondo II —de 826 metros—, y en los pasos superiores de San Antón y del Camino.

Este tipo de pruebas se realizan para comprobar que las estructuras ejecutadas se comportan correctamente frente a los parámetros que van a soportar según un diseño previo. Para llevar a cabo las pruebas de carga se han utilizado 21 camiones de más de 30 toneladas.

Las citadas pruebas se dividen en dos fases, una primera fase se analizan los parámetros con carga estática. El tablero se somete al peso de camiones de gran tonelaje, cada uno de los cuales es situado en función de distintas hipótesis para corroborar la respuesta de la estructura frente a las cargas actuantes.

En la segunda fase se realiza una primera prueba de carga dinámica de vehículos en movimiento a diferentes velocidades, en la que se comprueba la validez de la respuesta de la estructura frente a cargas en movimiento.

Consulta aquí más noticias de Alicante.