Tres proyectos de la Universidad de Valladolid (UVA) han sido galardonados en el concurso 'Campus Emprende 2010', organizado conjuntamente por la Fundación de Universidades de Castilla y León, ADE Inversiones y Servicios, Ceicalsa y el resto de las universidades de la Comunidad. Los premiados recibirán sus galardones este lunes, 18 de octubre, a las 12.30 horas en la sede de la Consejería de Educación.

Según informaron a Europa Press fuentes de la Institución académica, los tres proyectos versan sobre la comercialización de células para uso clínico, de palas de piragüismo en composite y carbono y de un traductor de idiomas portátil.

La UVA ha obtenido el reconocimiento en las dos categorías del concurso, 'Proyecto Empresarial' e 'Idea Empresarial'. En la categoría 'Proyecto Empresarial' han sido elegidos el proyecto de ingeniería genética 'Citospin', en el que los catedráticos de Fisiología de la universidad vallisoletana Ana Sánchez y Javier García-Sancho han planteado la producción y comercialización de células para uso clínico a partir de la médula ósea del propio paciente, y el de fabricación de palas de piragüismo en composite reforzado con fibra de carbono, realizado por los hermanos, ingeniero químico e ingeniero industrial respectivamente, Víctor y Miguel Ángel López.

Los dos proyectos citados han obtenido el primer y el segundo premio de la categoría. Por su parte, en la categoría de 'Idea Empresarial', el proyecto de la UVA reconocido ha sido un traductor de idiomas portátil, que se ha alzado con el segundo lugar y que ha sido diseñado por la estudiante del Máster Oficial de Automoción Rosa Calvo.

Las propuestas ganadoras en 'Proyecto Empresarial' han obtenido un premio de entre 8.000 y 10.000 euros, destinado a fundamentar el capital social de la nueva empresa, mientras que a la premiada en 'Idea Empresarial', un ordenador portátil. CITOSPIN

El primero de los proyectos comentados, 'Citospin. Una empresa de base tecnológica para la producción celular', se ha creado como resultado de la colaboración de los dos profesores con varias unidades clínicas para fabricar las células madre utilizadas en distintos ensayos clínicos.

Para ello, Citospin produce células madre mesenquimales de médula ósea expandidas con protocolo de calidad farmacéutica en una instalación de ambiente controlado autorizada por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. A este producto farmacéutico lo han denominado sus creadores 'MSV' (Células Mesenquimales de Valladolid).

El origen del proyecto surgió en el año 2003, en el que la normativa europea elevó a rango de medicamento a las células madre para uso clínico. Así, los profesores responsables de Unidad de Terapia Celular iniciaron, con la ayuda de la Confederación de Cajas de Ahorro de Castilla y León, la construcción de una Sala Blanca y la implantación de un sistema de calidad farmacéutico en el edificio del Instituto de Biología y Genética Molecular (IBGM) de la UVA, para poder proveer de células madre en los ensayos que se pusieron en marcha en varias áreas clínicas (cardiovascular, oftalmología, ortopedia).

El proyecto que ha recibido el segundo premio en esta categoría ha sido el de fabricación de palas de piragüismo en material composite reforzado con fibra de carbono. Esta propuesta nació de la idea de Víctor López, ingeniero químico por la UVA y que en la actualidad realiza el doctorado en la Universidad de Bochum (Alemania), de relacionar los conocimientos adquiridos durante la realización de su proyecto de fin de carrera en el laboratorio de ingeniería de polímeros de la Universidad alemana de Bayreuth con el deporte del piragüismo, la cual realiza desde hace diez años.

El material utilizado por López en el diseño de su pala, el composite reforzado con fibra de carbono, es el mismo que emplea la industria aeronáutica para la fabricación de aviones. Aunque previamente sí se había empleado en piragüismo, las mismas fuentes han precisado que tal uso "había carecido del pertinente rigor tecnológico".

Por contra, Víctor López ha propuesto en su proyecto un uso "científico" del composite reforzado, ya que "aprovecha un material que conjuga la ligereza con la resistencia mecánica y química para elaborar remos con mejores propiedades mecánicas y con una orientación de las fibras en función de los esfuerzos que van a recibir".

Idea empresarial

Por su parte, en la categoría 'Idea Empresarial' la estudiante del Máster Oficial de Automoción de la UVA Rosa Calvo ha quedado en segundo lugar, gracias a su proyecto de desarrollo y fabricación de un traductor de idiomas portátil. La idea deriva de la experiencia laboral que Calvo había obtenido en el sector de las telecomunicaciones.

Las mismas fuentes has señalado que este concurso se enmarca en la Estrategia Universidad-Empresa 2008-2011 y cuenta con el apoyo de las consejerías de Educación y de Economía y Empleo, junto con la Fundación Endesa.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.