La lluvia extingue completamente el incendio del Obispado de Tenerife

Las intensas lluvias caídas durante la noche en la ciudad de La Laguna (Tenerife) han contribuido a la extinción completa del fuego que afectó a la sede del Obispado y que prácticamente destruyó este edificio barroco del siglo XVII.
El Obispado de Tenerife, tras el incendio (Efe).
El Obispado de Tenerife, tras el incendio (Efe).
Efe

Salvador Reyes, oficial jefe del Consorcio de Bomberos de Tenerife, indicó a Efe que solamente queda un retén de cuatro bomberos con dos vehículos vigilando el palacio episcopal. Desde las nueve de la mañana, el arquitecto del Obispado y un técnico del Consorcio de Bomberos están inspeccionando los restos del edificio para determinar las causas del siniestro.

Las primeras sospechas apuntan a que el incendio, que tardó cinco horas en ser controlado y afectó parcialmente a la Librería Diocesana y a la sede de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), edificios colindantes, se inició a causa de un cortocircuito en una estufa.

Tristeza entre los laguneros

Tejados caídos, paredes derruidas por el calor y maderas devastadas por la fuerza del fuego contribuyen a alimentar la desazón, la tristeza y el desasosiego que embarga a los laguneros, y también a los que no lo son, desde el mediodía de ayer.

Aún con lágrimas en los ojos, que algunos no han logrado empapar desde el comienzo de la tragedia, muchos ciudadanos han convertido la confluencia de las calles Tabares de Cala con San Agustín en un improvisado lugar de peregrinación.

Como si de una pesadilla se tratase, aquellos que, por unas causas u otras, no pudieron acercarse durante la pasada jornada al lugar del suceso, hoy veían con incredulidad lo que los medios de comunicación les adelantaron en imágenes y sonidos.

Además, y como era de esperar, el tema de las tertulias ciudadanas, que con mayor énfasis que otros días se han iniciado desde bien temprano, estaba hoy monopolizado por el incendio y sus irreparables consecuencias.

Para unos, los más críticos con la labor institucional, la actuación de los servicios de emergencia fue deficitaria, mientras que para otros, los más realistas, los servicios actuaron en su justa medida.

         NOTICIAS RELACIONADAS

         Ver vídeo
Mostrar comentarios

Códigos Descuento