El Gobierno pacta con el PNV y se asegura la estabilidad hasta el final de la legislatura

  • El Gobierno y el PNV pactan para aprobar los Presupuestos.
  • Urkullu y Zapatero cerraron el acuerdo tras momentos de tensión.
  • El Gobierno también cuenta con el apoyo de UPN y CC.
  • El PNV descarta enmendar a la totalidad los Presupuestos.
Imagen de una votación en el Pleno del Congreso de los Diputados.
Imagen de una votación en el Pleno del Congreso de los Diputados.
MANUEL H DE LEÓN / EFE

El Gobierno y el PNV han alcanzado este viernes un acuerdo que despeja la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para 2011. Es, además, un "acuerdo de estabilidad" para todo lo que queda de legislatura. El pacto versa sobre medidas para la "estabilidad económica, política e institucional" en el País Vasco, así como para el "desarrollo íntegro" del Estatuto de Gernika, según asegura el PNV.

Gracias a este pacto, los nacionalistas vascos se comprometen a apoyar en el Congreso las cuentas públicas para 2011. El PNV tiene seis diputados en el Congreso, que sumados a los 169 del PSOE reúnen 175 votos, a sólo uno de la mayoría absoluta. El Gobierno también cuenta con el apoyo de UPN y Coalición Canaria. De hecho, al grupo canario le incluye también en el pacto de estabilidad hasta el final de la legislatura.

El portavoz parlamentario del PSOE, José Antonio Alonso, ha comparecido en rueda de prensa y ha asegurado que este acuerdo "es satisfactorio para todo el mundo" y que "es muy importante para el país". "El PNV ha dado otra muestra más de responsabilidad", ha comentado el portavoz. Según ha confirmado Alonso, el PNV apoyará las cuentas para 2011 pero no ha mencionado si el partido nacionalista apoyará al Gobierno en la futura reforma de las pensiones. También ha negado que se hablara de abrir una negociación con la banda terrorista ETA.

El acuerdo incluye el traspaso de 20 competencias al País Vasco y tiene una "proyección temporal" que según los socialistas "va más allá" de la tramitación presupuestaria para dar estabilidad a la legislatura. Para Alonso, el Estatuto de Gernika va a recibir un "acelerón" importante con las competencias traspasadas, entre las que no están las prisiones situadas en el País Vasco, ni las políticas pasivas de empleo ni las transferencias que puedan afectar a la caja única de la Seguridad Social. Sobre este último punto, según el PNV, el acuerdo sí incluye estudiar el traspaso de la gestión.

En concreto, este año se traspasan tres competencias y el resto en 2011. La más importante es la que permitirá al País Vasco recibir la inspección de trabajo en lo que tiene que ver con competencias sociolaborales del Gobierno vasco, las políticas de formación del Instituto Social de la Marina, tráfico marítimo en aguas vascas y agencias de viajes, entre otras.

Los socialistas también se comprometen a apoyar una iniciativa legislativa por la que los territorios históricos vascos pasen a denominarse Álava-Araba; Vizcaya-Bizkaia; y Guipúzcoa-Gipuzkoa. De la misma manera, durante la tramitación de las enmiendas parciales a los presupuestos incorporarán varios acuerdos que promoverán la presencia de técnicos de la hacienda foral vasca en las reuniones de trabajo del Ecofin y el compromiso del Gobierno a cumplir con los plazos de la 'Y' vasca en la parte que corresponde al Estado para su puesta en funcionamiento en 2016.

La cesión de terrenos para la ampliación del puerto de Pasajes (Guipúzcoa), una partida de 15 millones de euros para el centro de neutrones por espalación y otros 190.000 euros para la reserva natural de Urdaibai (Vizcaya) son otras de las aportaciones que recibirá Euskadi. Igualmente, el PNV ha obtenido el compromiso de que Renfe se sumará al billete único de transporte de Guipúzcoa.

PNV, sin enmiendas

Fruto de la buena marcha de las negociaciones, el PNV renunció a no presentar enmienda a la totalidad, para lo cual disponía de tiempo hasta las dos de la tarde, hora de vencimiento del plazo. Otros siete partidos de la oposición (PP, CiU, BNG, IU, ERC, ICV y UPyD) sí han registrado cinco enmiendas de devolución que se debatirán a partir del próximo martes y se votarán el miércoles. Al igual que el PNV, no lo han hecho el diputado de UPN Carlos Salvador y los dos parlamentarios de Coalición Canaria, con quienes también cuenta el Ejecutivo socialista para sacar adelante las cuentas públicas del próximo año.

Según fuentes jeltzales, el acuerdo entre PSOE y PNV se ha cerrado tras una conversación telefónica entre el presidente del EBB, Iñigo Urkullu, y el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. También ha habido momentos de tensión. Al parecer, cuando el plazo para enmendar las cuentas expiró, a las 14.00 horas, el acuerdo no se había alcanzado todavía, y el PNV advirtió de que, si no se aceptaba sus reivindicaciones, estaría dispuesto a respaldar una enmienda de otro grupo parlamentario.

Urkullu ha valorado el pacto indicando que se ha dado "un paso definitivo e histórico" en el cierre del Estatuto Vasco en el que se trabajará hasta 2011. Además, ha considerado que este acuerdo abre la puerta a "un nuevo tiempo político". Urkullu ha precisado que se trata de un pacto presupuestario que no implica el respaldo del PNV a iniciativas socialistas en el Congreso. La intención del PNV en esta negociación, ha añadido, ha sido "la defensa de los mejor para Euskadi" y ha negado que hayan buscado "ser el salvavidas de Zapatero".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento