Celestino Corbacho descarta flexibilizar la regulación por arraigo de los inmigrantes

El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, durante su tercera y última comparecencia del día.
El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, durante su tercera y última comparecencia del día.
MANUEL H. DE LEÓN / EFE

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, ha afirmado este lunes que "el Gobierno no es favorable a flexibilizar la regulación por arraigo" de los extranjeros.  "Hay algunos borradores" para "corregir" el "problema" que se crea cuando un inmigrante con los papeles en regla no puede renovar su permiso de residencia al quedarse en paro, convirtiéndose en una "persona irregular e ilegal", ha explicado en una entrevista a RNE.

Corbacho contradice así las declaraciones del director general de Inmigración, Markus González, quien aseguró que el Gobierno plantea renovar el permiso de residencia a inmigrantes en paro si sus parejas trabajan y cumplen los requisitos económicos para permanecer en España.

También ha afirmado que se le recordará como el ministro "que tuvo que estar en el Gobierno en la peor época desde hace 80 años y en el peor ministerio".

Corbacho ha subrayado que no se puede sacar la conclusión de que la crisis internacional financiera, la falta de crédito y que España entre en crisis por pasar de construir 700.000 viviendas a 80.000, es culpa del Ministerio de Trabajo. Corbacho ha bromeado al comentar que muchos ciudadanos le dicen: "Chico que mala suerte has tenido y vaya marrón que te ha tocado".

Asimismo, no ha querido ver nada negativo en las palabras del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en las que pedía que el futuro ministro de Trabajo dedicara más atención a los desempleados, y ha indicado que comparte con el presidente el hecho de que haya que mejorar las políticas activas y pasivas de empleo y acercarlas a la formación y a la intermediación de los desempleados.

Corbacho ha reiterado que no ha tenido un día feliz en su mandato y ha añadido que cada mañana recibe los datos del paro del día anterior, que hacen que se ponga en la piel de esas personas. A este respecto, ha afirmado que, aunque la vida le ha curtido y tiene la piel endurecida, no lo es hasta el extremo de ser insensible.

Además, ha asegurado que tras la huelga general lo esencial es que, sin que nadie tenga que abdicar de sus principios, se abran vías de encuentro para dialogar, algo que aconsejó que intente hacer su sustituto en el Ministerio. Corbacho ha afirmado que él nunca ha roto los puentes de diálogo con los sindicatos, con los que tiene una cordial relación, al igual que con los empresarios.

Al próximo ministro de Trabajo le ha aconsejado que se comporte como es, y ha ironizado al decir que ya cambiará más tarde. En este sentido, ha admitido que él ha cambiado mucho, pero que en lo esencial mantiene el hablar normal y con claridadpara que la gente lo entienda, una circunstancia que, en su opinión, a veces le ha dado más de un disgusto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento