El 5 de agosto de 2010, 33 mineros quedan atrapados a 700 metros de profundidad en un yacimiento al norte de Chile. El rescate entra hoy en su fase decisiva, al llegar una de las perforadoras hasta la galería.

  • 5 agosto: Un derrumbe en la mina San José, de la empresa San Esteban, a 830 kilómetros al norte de Santiago de Chile, deja a 33 obreros atrapados, uno de ellos boliviano.
  • 6 agosto: Equipos de rescate llegan al punto del derrumbe, a 400 metros de profundidad, mientras otros intentan contactar con los mineros por una chimenea de ventilación.
  • 7 agosto: Un nuevo derrumbe obstruye la chimenea de ventilación. El ministro de Minería, Laurence Golborne, informa a los familiares.
  • 13 agosto: Dueños de la mina aseguran que cumplían con las medidas de seguridad y que nada hacía prever un accidente.
  • 19 agosto: Se pone en marcha el plan para contactar con los mineros a través de una sonda que, tras algunos contratiempos, alcanza su objetivo.
  • 22 agosto: "Estamos bien en el refugio los 33", dice un mensaje enviado por los mineros, tras la llegada de la sonda. El presidente Sebastián Piñera viaja a la mina y dice que el rescate tardará entre tres y cuatro meses.
  • 23 agosto: Se entregan los primeros alimentos y medicinas a los atrapados.
  • 26 agosto: Difunden el primer vídeo filmado por los mineros, en el que aparecen con largas barbas y bastante delgados.
  • 31 agosto: La perforadora Strata 950, encargada del "plan A" de rescate, comienza sus trabajos, a una media de 15-20 metros diarios.
  • 4 septiembre: Los 33 mineros atrapados y sus familiares mantienen la primera videoconferencia en directo.
  • 5 septiembre: A un mes del derrumbe, se comienza a trabajar en el "plan B", a cargo de máquina Schramm T-130.
  • 15 septiembre: Expertos afirman que el rescate puede concluir en noviembre, un mes antes de lo anticipado por las autoridades.
  • 17 septiembre: La máquina del "plan B" alcanza un taller aledaño al refugio y comienza a ampliar el diámetro del conducto a 66 centímetros, necesario para evacuar a los mineros.
  • 19 septiembre: Se pone en marcha el "plan C", a cargo de una petrolera RIG-421, que cava un conducto de 66 centímetros.
  • 30 septiembre: Familiares de 27 mineros presentan una demanda contra la empresa propietaria de la mina y piden una indemnización de 12 millones de dólares.
  • 1 octubre: El ministro de Minería anuncia que el rescate se puede concretar en la segunda quincena de octubre, mientras la Justicia procesa a los dueños del yacimiento por un accidente anterior.
  • 5 octubre: Se cumplen dos meses del derrumbe. Familiares lo conmemoran con bocinazos, banderas y esperanzas
  • 9 octubre: La máquina T-130 llega a la galería en que están los mineros atrapados y comienzan las tareas para su evacuación.
  • 10 de octubre: Comienza el "encamisado" o revestimiento con tubos de acero del conducto por el que serán evacuados los 33 mineros.
  • 11 de octubre: Termina el revestimiento del conducto y comienzan los ensayos de evacuación, lo que incluye maniobras de salvamento con helicópteros.
  • 13 de octubre: Comienza el rescate de los mineros. A través de la cápsula 'Fénix 2' tres socorristas bajan a la mina y comienza la ascensión, uno a uno, de los trabajadores atrapados. Posteriormente, tras ver a sus familiares y hablar con la prensa, van siendo trasladados en helicoptero a un hospital para ser tratados.
  • 14 de octubre: A las 5.35 horas, 24 horas después de que se iniciase la operación de rescate, salía de la mina el rescatador Manuel González, el último en abandonar el hoyo, tras ayudar a salir a todos los 33 mineros. El primero fue Florencio Ávalos, el último, Luis Urzúa. Acaba la pesadilla en Chile.