Logo del sitio

Cuando mentimos nos sentimos sucios

  • Tras mentir sentimos el deseo de limpiarnos la boca o las manos.
  • Es la conclusión de un estudio de la Universidad de Michigan.
  • Fueron analizados 87 estudiantes: evaluaron su interés de diversos productos de limpieza después de decir la verdad o mentir.
Una persona se lava las manos en un lavabo.
Una persona se lava las manos en un lavabo.
ARCHIVO

Mentir provoca el deseo de limpiar ciertas partes del cuerpo, como la boca o las manos, señala un estudio realizado por científicos de la Universidad de Michigan, en Estados Unidos.

Ciertas expresiones del lenguaje coloquial, como “sentirse sucio”, sugieren que las personas relacionan algunos temas morales abstractos, como la mentira, con experiencias físicas concretas, explican los investigadores.

Para demostrar este hecho, los científicos pidieron a 87 estudiantes que jugaran a un juego que consistía en encontrar un importante documento. Devolverlo podía dañar o impulsar sus carreras, por lo que ellos debían mentir o decir la verdad por teléfono o por correo electrónico sobre su hallazgo, según les conviniese.

Después de mentir o no, los participantes tuvieron que evaluar el interés de diversos productos de limpieza, como enjuagues bucales y jabones de manos. De esta forma, se constató que aquellos estudiantes que habían mentido por teléfono sentían una atracción mayor y estaban dispuestos a pagar más por los enjuagues bucales que el resto de los participantes.

Por otro lado, los estudiantes que habían mentido vía correo electrónico, se mostraron más interesados por los jabones de mano. Según los investigadores, estos resultados demuestran que establecemos relaciones metafóricas entre dominios abstractos y dominios concretos de nuestra vida.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento