Rafael Correa
El presidente de Ecuador, Rafael Correa. ARCHIVO

La grabación de la radio de la Policía Nacional ecuatoriana del pasado 30 de septiembre reveló que algunos de los agentes que participaron en la sublevación tenían la intención de asesinar al presidente, Rafael Correa, en un intento de golpe de Estado.

Que lo maten para que se acabe esto ya, que se acabe esta protesta

En la grabación, divulgada por la agencia estatal de noticias ANDES, se escucha la voz de uno de los policías sublevados que insta a los agentes que se encontraban custodiando al mandatario en el hospital a matarlo.

"Maten rápido a ese hijo de puta de Correa, que lo maten para que se acabe esto ya, que se acabe esta protesta (...). Mátenle, embósquenle, dispárenle", recoge la grabación.

Este mismo agente exhorta a sus colegas a acabar con la vida del dirigente si se niega a suspender los trámites de aprobación de la ley que elimina las bonificaciones salariales, por la que se manifestó el colectivo. "Boten bala, no dejen salir a ese maldito (...), ese man (hombre) no sale si no firma, hoy no sale", insiste.

Representantes de la autoridad

No obstante, también se escucha a otro agente que insta a los demás a mantener la calma y a no agredir a Correa. "A ver, compañeros, no hablemos de asesinatos, somos policías, somos representantes de la autoridad, defendamos nuestros derechos pero ese ciudadano que se largue y que deje de ser presidente", indica.

No hablemos de asesinatos, somos policías, somos representantes de la autoridad

"No somos revolucionarios, somos ciudadanos que protegemos nuestra integridad y exigimos nuestros derechos, tal como lo estipula la Constitución de la República que aprobó el señor presidente", prosigue el agente.

Esta grabación confirma las tesis del Gobierno, cuyos miembros temieron en todo momento por la integridad física de Correa, quien permaneció retenido durante 12 horas en el Hospital de la Policía Nacional hasta ser rescatado por las Fuerzas Armadas.