Condenado a cuatro años y nueve meses de cárcel por vender cocaína haciéndose pasar por mensajero

La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a cuatro años y nueve de meses de cárcel a F.J.A.F., acusado de vender cocaína haciéndose pasar por mensajero, para todo lo cual usaba la motocicleta de su propiedad y teléfonos móviles "en los que recibía las llamadas de sus clientes", escondiendo posteriormente el dinero obtenido en cuentas bancarias de familiares.

La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a cuatro años y nueve de meses de cárcel a F.J.A.F., acusado de vender cocaína haciéndose pasar por mensajero, para todo lo cual usaba la motocicleta de su propiedad y teléfonos móviles "en los que recibía las llamadas de sus clientes", escondiendo posteriormente el dinero obtenido en cuentas bancarias de familiares.

Según relata la Sección Cuarta en la sentencia, consultada por Europa Press, el procesado se dedicaba desde principios del año 2006 a la distribución y venta de dosis de cocaína en la capital hispalense, actividad ésta "que encubría con la menor lucrativa de mensajero".

Añade el fallo que, al tener la Policía noticias de la actividad que el condenado realizaba en las inmediaciones de los Jardines de Murillo, Avenida Menéndez Pelayo y edificio de los juzgados, montó el día 18 de junio de 2007 el correspondiente servicio de vigilancia y control en esta zona.

Sobre las 11,00 horas fue localizado, pudiendo ver los funcionarios policiales cómo en la Avenida de Málaga entregaba una bolsita de cocaína a C.J.C.C. y ésta daba al acusado una cantidad de dinero, por lo que los agentes decidieron intervenir e incautaron, además de la bolsa de cocaína, 205 euros, una navaja y distintas cantidades de droga, así como varios documentos bancarios que eran justificantes de ingresos en efectivo en cuentas de familiares.

Blanqueo de capitales

La sentencia indica que el dinero que el procesado obtenía de la venta de droga lo ingresaba en las cuentas bancarias de sus familiares "con el fin de ocultar su origen", de manera que en la cuenta de su hermana L.A.F. y su esposo J.D.T. ingresó 2.500 euros; 3.000 euros en la cuenta de su hermana R.A. y 3.250 euros en la cuenta de su hijo, que padece una minusvalía del 83 por ciento.

Explica que los beneficiarios de estos ingresos "no tenían pleno conocimiento del origen ilícito del dinero, aunque podían haberlo comprobado fácilmente, salvo su hijo, que lo desconocía por completo". Por ello, condena al acusado a un año y seis meses de prisión por un delito contra la salud pública y a tres años y tres meses de cárcel por un delito de blanqueo de capitales.

Por su parte, condena a sus hermanas R.A. y L.A.F., así como al esposo de ésta, a seis meses de prisión por un delito por imprudencia de blanqueo de capitales procedentes del narcotráfico.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento