El 80 por ciento de los jóvenes españoles cuelgan en Internet datos personales reales —tales como su dirección y su número de teléfono—, fotografías y vídeos sobre ellos, lo que está contribuyendo, junto con el mayor uso de las redes sociales, al aumento "acelerado" de los casos de acoso sexual en la red, un fenómeno conocido como 'grooming'.

Así lo ha explicado en una entrevista concedida a Europa Press el psicólogo y sexólogo Emilio López Bastos, que, junto con Gonzalo Sotelo, miembro del Equipo de Delitos Informáticos de la Guardia Civil, ha presentado un estudio sobre el efecto de una serie de charlas sobre la protección de sus datos en los jóvenes en el marco del XI Congreso Español de Sexología.

Así, López Bastos ha señalado como factores de riesgo para que se produzca el acoso vía Internet a un menor, la publicidad de datos personales en la red —algo que realizan el 80 por ciento de los jóvenes—, así como el uso cada vez más difundido de las redes sociales y de Internet de forma privada por los adolescentes.

"Este tipo de casos está yendo en aumento, y se espera que vaya en progresión muy acelerada" en los próximos años, ha señalado Emilio López, quien ha apuntado que los adolescentes cada vez manejan un mayor número de dispositivos —como el móvil— que les permiten el acceso continuo y libre a Internet y a las redes sociales.

En concreto, según datos del estudio, más de un 60 por ciento de los jóvenes entre 11 y 16 años tienen ordenador en su habitación y, de estos, el 83 por ciento poseen acceso a Internet.

Perfil del acosador

En lo relativo al perfil del acosador, Emilio López ha asegurado que se trata de un hombre "adulto" y "casado" que "conoce perfectamente bien el mundo de los adolescentes" —sus gustos, su lenguaje y sus intereses— y se "hace pasar por otro menor o una persona más joven".

Las víctimas, por su parte, son menores que "suelen utilizar Internet en horas que están solos en su habitación", por lo que "poco a poco" los acosadores "se van ganando su confianza" y propician un intercambio de fotografías.

A través de "conocimiento de medios tecnológicos" que tienen este tipo de acosadores, éstos roban las cuentas de correo y de las redes sociales a sus víctimas, se hacen con sus contactos y "les someten a chantajes".

"En los últimos años se está produciendo un aumento muy significativo en la aparición de redes de intercambio de pornografía infantil y de acosadores cuyo objetivo es la obtención de fotografías y vídeos de adolescentes, así como de contacto real físico con ellos", ha alertado el psicólogo, quien ha resaltado que "compartir archivos fotográficos y de vídeo personales con un desconocido" — que pueden ser "manipulados"— puede provocar "futuras situaciones de riesgo de abusos". DESCONOCIMIENTO

Para el experto, la situación más negativa de este problema de acoso a menores en Internet es el "desconocimiento" de la problemática tanto entre los padres como entre los educadores, a los que ha instado a implicarse en la cuestión.

Entre las medidas a tomar para evitar estas situaciones, Emilio López ha recomendado "no poner nunca el ordenador en la habitación de uso privado" del menor, instalar "programas de control parental" y "negociar de manera muy clara" las horas de utilización de la red para que "no puedan conectarse cuando estén solos".

Asimismo, el experto ha precisado que, tal y como avala este estudio, las charlas informativas sobre esta cuestión a los jóvenes reducen significativamente las prácticas de riesgo. En concreto, el 67 por ciento de los jóvenes que recibieron charlas durante el estudio comenzaron a emplear medidas de precaución.

En el contenido de este tipo de charlas destaca la información sobre casos reales de menores acosados en la red, sobre el número IP, sobre la importancia de la privacidad y sobre las formas de actuación de los acosadores, lo que "sensibiliza" a los adolescentes.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.