F.La lengua española tiene que preservar la unidad y reconocer y legitimar la diversidad, dice experta

La profesora de la Universidad de La Habana González Mafud destaca el español como "potente medio de cultura y enriquecimiento espiritual"
Fundación Comillas
Fundación Comillas
EP/FUNDACIÓN

La profesora de la Universidad de La Habana Ana María González Mafud considera que la lengua española debe asumir los retos que supone la existencia de una amplia comunidad que se expresa en ella, y en este sentido "tiene que preservar la unidad y reconocer y legitimar la diversidad".

Esta experta, que interviene este viernes en el V Encuentro Internacional del proyecto PRESEEA, que se celebra en la Fundación Comillas, señala que en las lenguas cuyo estatus es supranacional, como es el caso del español, la norma estándar suele estar basada en los registros formales de la lengua escrita, "y si bien está refrendada por el prestigio, la tradición y ciertas instituciones, tiende a borrar los rasgos diferenciadores, de carácter nacional".

"Ha tenido que transcurrir mucho tiempo y han tenido que alzarse muchas voces y desarrollar numerosos esfuerzos para que se reconozcan, como parte de esa norma, por ejemplo, los rasgos andaluces y los americanos", señala la experta en una entrevista concedida a Europa Press.

Añade que al mismo tiempo, la elaboración de una norma prescriptiva sirve para garantizar la unidad de la lengua, la comunicación y la función simbólica que aquélla debe cumplir como representativa de las sociedades "suficientemente diferenciadas", de manera que tampoco se debe prescindir totalmente de un modelo regularizado pero flexible para la actuación lingüística.

Indica no obstante si no habría que pensar "si los verdaderos riesgos no están en el comportamiento mismo del ser humano, porque —dice— "la falta de tolerancia, la violencia, la vulgaridad, por ejemplo, que podemos apreciar hoy en ocasiones en nuestra lengua y que obviamente nos preocupan, son conductas humanas antes que lingüísticas".

La mayor riqueza,

La variedad

Con todo, González Mafud considera que la mayor riqueza de la lengua española reside en la existencia de sus numerosas variedades. Al respecto, recuerda que José Lezama Lima, "uno de los grandes escritores cubanos" cuyo centenario se celebra precisamente este año, afirmaba que "los lenguajes se enriquecen con el uso enriquecedor".

Y "otro grande de las letras cubanas", Alejo Carpentier, advertía que las diferentes normas lingüísticas, variedades de la lengua española, se interrelacionan por la vía de una comunicación profunda entre las naciones, "interrelación en la cual tiene un papel decisivo la literatura y la cultura toda, incluida aquella que corresponde a los sectores más democráticos de la creación cultural, como en nuestro tiempo la canción popular, la cual, de país a país, tiende a familiarizar a los usuarios de una variedad con las otras", afirma.

De modo —agrega— que un mexicano entiende qué significa el término cubano 'guagua' mientras que la calificación "de relumbre lunfardo", de 'flaca, cané y escandallada', puede también ser más o menos comprendida, gracias a la difusión del tango, en el Caribe hispanohablante.

Se trata, en síntesis —indica— de que el lenguaje "es una inmensa estructura de ecos culturales", y la lengua española "se nos presenta entonces como una realidad infinita, nunca definitivamente hecha, que merece, en su riqueza y diversidad, atención y respeto en beneficio de esa numerosa comunidad que siente, piensa y se expresa en esa lengua", indica.

Potente medio de cultura

González Mafud se muestra convencida de que la lengua española "tiene un futuro asegurado", si bien a continuación destaca que no obstante "tenemos que ayudarla".

Se trata así, según esta experta, de "aunar esfuerzos por estudiarla, describirla y contribuir a preservar esa unidad en la diversidad". En este sentido "hay que insistir mucho en la importancia de la enseñanza, y consecuentemente en la formación de los maestros".

Pero esta enseñanza y esta formación —advierte— no pueden estar desvinculadas del desarrollo de las investigaciones y del análisis "y la inteligente aplicación" de sus principales resultados. Para esta profesora, el español, "más que una asignatura propedéutica para la trasmisión de un juicio pulcro y exacto, es un potente medio de cultura y enriquecimiento espiritual de incalculable valor formativo".

Su investigación —dice— debe aspirar por ello "a mostrar a los hablantes sus reales posibilidades, a incentivar el respeto por una fina intuición idiomática y el gusto por el conocimiento de esta importante forma de la vida social que trasciende diversas zonas del saber especializado".

Concluye a modo de síntesis señalando que la idea de la unidad en la diversidad "apunta al futuro" e indica que el reconocimiento de diferencias, pero sobre todo, de un tronco común, "permite pensar en la fortaleza de la lengua", y por consiguiente, en sus posibilidades de extensión a los hablantes que se acercan a ella como lengua extranjera, y que lo hacen precisamente a través de nuestra cultura, de manera que el número de hablantes crece "y es un hecho indetenible", asegura.

González Mafud imparte este viernes, 1 de octubre, una ponencia junto a Marisela del Carmen Pérez Rodríguez (Universidad de La Habana) dentro del encuentro internacional del proyecto PRESEEA que la Fundación Comillas acogerá del 29 de septiembre al 1 de octubre.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento