Monseñor Carlos Escribano Subías es el nuevo Obispo de la Diócesis de Teruel y de Albarracín después de que esta tarde haya sido consagrado en una eucaristía celebrada por el Cardenal-Arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, el Nuncio de su Santidad, Renzo Fratini, y el Arzobispo Emérito de Zaragoza, Elías Yañes. En las primeras palabras que ha dirigido a sus fieles, Monseñor Escribano se ha comprometido a servir a la Iglesia de Teruel y de Albarracín, a la sociedad turolense y a los pobres.

En su intervención, Monseñor Escribano, ha hecho suya la triple propuesta de Jesús, en la que pregunta a Pedro si le quiere, pero "en una actitud de servicio constante".

Así, se ha comprometido a servir en primer lugar a la Iglesia de Teruel y de Albarracín, servicio que, ha dicho, intentará desarrollar "con la estrecha y fraterna colaboración de mis hermanos sacerdotes", también de los religiosos y de los fieles laicos. "Os necesito a todos para seguir anunciando que merece la pena ser cristiano", ha añadido.

También se ha comprometido a servir a la sociedad turolense, por lo que ha tendido la mano a las autoridades y a las instituciones para "colaborar en construir una sociedad más justa conforme a la dignidad de la persona, buscando múltiples fórmulas de colaboración y entendimiento en busca siempre del bien común de toda la sociedad".

Su compromiso de servicio también incluye a los más pobres porque "en el rostro del que sufre podemos encontrar a Cristo mismo". Así, ha hecho referencia "a los enfermos, a los que os sentís solos, a los que estáis lejos de los vuestros, a los que padecéis en vuestra persona y en vuestra familia el zarpazo de la actual crisis económica". A todos ha hecho llegar "un abrazo fraterno y solidario de vuestro Obispo".

Además, Monseñor Escribano ha anunciado que el lema de su episcopado será el de 'Buscad primero el reino de Dios y su justicia', extraído del Sermón de la Montaña. "Se convierten para mí en una enseñanza que pretendo se transforme en un modo de vida", ha explicado.

En sus palabras también ha habido hueco para los agradecimientos, a los fieles que han acudido a acompañarle, pero también a los Obispos consagrantes y a su familia por "compartir la vida y la fe".

Las palabras del nuevo Obispo de la Diócesis de Teruel y de Albarracín han llegado después de que el Cardenal-Arzobispo de Madrid, Monseñor Antonio María Rouco Varela, le consagrara como Obispo de Teruel y de Albarracín.

En su homilía, Monseñor Rouco Varela ha recordado al recién ordenado Obispo que "la historia de su vocación llega hoy a su momento culminante" después de que "el Señor te fue llamando y conformando desde el día en que tus queridos padres, profundamente cristianos, te llevaron hasta la fuente bautismal en tierras de Santiago, para que fueras de Cristo desde los primeros pasos de tu existencia en este mundo".

Además, ha dicho al nuevo Obispo que "también tú has oído de los labios de Jesús la pregunta de si le amas más que estos y le has dicho que sí, en el momento en el que aceptabas el nombramiento episcopal que te hacía el Santo Padre y lo dices ahora, siempre unido al sí de Pedro y como los demás apóstoles".

El cardenal Rouco Varela también se ha referido a la Diócesis de Teruel y de Albarracín, de donde han salido algunos mártires, como el Obispo Anselmo Polanco o San Joaquín Royo. "Tu diócesis ha sabido mantener la fidelidad a Jesucristo y a su Evangelio, hasta hoy día, sin ruptura alguna", ha añadido.

"Teruel y Albarracín habrán perdido población, se habrán avejentado sus habitantes, continuarán siendo tierras de difícil orografía y de climatología dura, en las que sus familias y jóvenes buscan abrirse el camino de un trabajo digno y un futuro próspero, pero no han perdido el sentido y la concepción cristiana de la vida", ha continuado.

"desde la verdad y la claridad"

El nuevo Obispo también ha recibido las palabras del Nuncio de Su Santidad, Renzo Fratini, quien le ha animado a considerar "la importancia que para la vida del Obispo tiene el interés general de todos los confiados a su tarea pastoral, desde la verdad y la caridad, presentando el auténtico mensaje del Evangelio". Y es que le ha recordado que el Ministerio Episcopal "está llamado a dar testimonio de servicio a los demás".

También su predecesor, el ahora Obispo de Cartagena, José Manuel Lorca, se ha dirigido a Monseñor Carlos Escribano quien le ha dicho, "viene a una Iglesia que ya le estaba esperando con mucha ilusión". Además, ha asegurado que "los sacerdotes turolenses son ejemplo de valores humanos y espirituales". "Tengo la seguridad de que no se sentirá solo a la hora de navegar mar adentro", ha dicho, para acabar deseándole que "sea muy feliz en el ejercicio de este Ministerio".

Monseñor Carlos Subías ha hecho la denominada 'Promesa del Elegido", en la que se compromete a obedecer al Papa, a cuidar de la Diócesis, a ayudar a los necesitados y a cumplir las funciones que le han sido encomendadas, ante la mirada de más de 2.000 fieles que han seguido la Eucaristía tanto dentro, como en el exterior de la Catedral de Teruel. Además, en la misa han participado 3 Arzobispos, 20 Obispos y más de 200 sacerdotes, así como diversas autoridades civiles, entre ellas el vicepresidente del Gobierno de Aragón, José Ángel Biel; el consejero de Presiencia, Javier Velasco y el alcalde de Teruel, Miguel Ferrer. Además, al acabar la Eucaristía ha salido al exterior del templo, con la Mitra y el Báculo, para saludar a su nueva diócesis.

Consulta aquí más noticias de Teruel.