El Fiscal solicita un total de 20 años de cárcel para cuatro hombres, todos ellos mayores de edad, al considerarles presuntos autores de un delito contra la salud pública. Además, los acusados, deberán pagar una multa de 290, 40 euros.

Según el escrito del Fiscal, al que tuvo acceso Europa Press, como consecuencia de investigaciones llevadas a cabo por Funcionarios del Grupo de Estupefacientes de la Brigada Provincial de la Policía Judicial, se tuvo conocimiento de que R.T.Y. se dedicaba a la distribución de sustancias estupefacientes utilizando un móvil.

Tras diferentes vigilancias policiales en 2009, el Juzgado autorizó la intervención de ese teléfono con el que se pudo comprobar que el acusado se dedicaba a suministrar sustancias estupefacientes a terceras personas.

Gracias a estas conversaciones, la policía conoció que éste mantenía contacto con otras personas, los también acusados, S.A.I, A.L., y K.J.O. que a su vez colaboraban con el suministro y la distribución de sustancias. De esta manera, se procedió también a la intervención telefónica de S.A.I.

Por todo ello, y a raíz de una conversación del día 23 de abril de 2009, se montó un dispositivo de vigilancia y finalmente, al comprobar la situación, se autorizó el 11 de mayo de 2009 la entrada y registro en los domicilios de los cuatro acusados.

Allí se localizaron diferentes sustancias, como papelinas de cocaína y hachis, excepto en la de K.J.O. en la que no se intervino sustancia de interés.

Para el Fiscal, estos hechos son constitutivos de un delito contra la salud pública, por lo que procede imponer a R.T.Y y a A.L. una pena de seis años de cárcel, y para los otros dos acusados, S.A.I. y K.J.O., cuatro años de prisión. Además, todos ellos deberán pagar una multa de 290,40 euros cada uno.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.