El Govern y el Consell de Mallorca promoverán la reducción de un 20 por ciento de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) de los municipios de aquí a 2020.

Dichas instituciones han asumido este compromiso al suscribir el 'Pacto de Alcaldes' para la reducción de las emisiones de CO2 en la atmósfera, con motivo de la Conferencia Internacional sobre Medio ambiente 'La sostenibilidad medioambiental y la lucha contra los cambios climáticos', que se ha celebrado en la isla de Palmària (Italia).

Durante la jornada del sábado de la conferencia, el secretario técnico del Departamento de Cooperación Local e Interior, Josep Valero, en calidad de delegado de la Presidencia, asistió a la firma del 'Pacto de Alcaldes'.

Se trata de una iniciativa de la Comisión Europea que pretende incitar a los entes locales municipales a actuar para favorecer la lucha y la adaptación en el cambio climático reduciendo, en particular, sus emisiones de CO2 más de un 20 por ciento de ahora al 2020.

Este compromiso es simbólico porque se trata de ir más allá de los objetivos fijados a los Estados europeos por la política energética europea. La reducción de las emisiones se hará esencialmente a través de una mejor eficacia energética y mediante la utilización y la producción de una energía menos contaminante.

La atenuación de los efectos del cambio climático se aplican a través de políticas locales inteligentes en materia de energía sostenible.

Estas políticas tienen que permitir la reducción del impacto humano a la biosfera, mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, promover el desarrollo sostenible del territorio y generar nuevas actividades que favorezcan la ocupación. Desde este punto de vista, los entes que forman parte de este Pacto se comprometen a movilizar recursos humanos, a implicar a los actores locales de los territorios y a intercambiar sus experiencias con otras colectividades con el fin de mejorar sus estrategias y prácticas.

Aunque este Pacto se destina a los municipios, las colectividades de nivel superior, como sería el caso del Consell de Mallorca, tienen un papel a jugar muy importante, en concreto, como estructura de apoyo de la iniciativa.

En este caso, la administración intermedia tiene que promover la iniciativa en su territorio y ofrecer una asistencia técnica y estratégica para paliar la falta de recursos de los municipios.

Las estructuras de apoyo pueden aportar una ayuda financiera a los municipios en el marco del SEAP (Sustainable Energy Action Plan) y tienen que favorecer su desarrollo y promoción. Además, estas estructuras sirven de enlace con la Comisión Europea realizando la síntesis de las acciones y resultados obtenidos en su territorio.

El Arco Latino ya es estructura de apoyo. En las Islas, la Dirección general de Energía del Govern también. La voluntad del Consell es colaborar para juntar esfuerzos con el Govern en este sentido.