Un ingeniero estadounidense ha sido galardonado con un inusual premio culinario tras ser designado favorito por la audiencia del concurso mundial de karaoke 2010, celebrado en Moscú este fin de semana.

Edward Pimentel, un joven de 27 años, ganó un lote de un millón de buñuelos. Los organizadores del programa le han facilitado unos bonos para canjearlos por los correspondientes buñuelos cada vez que se le antoje.

Pimentel no convenció a los jueces del certamen pero consiguió cautivar a la audiencia del mismo con sus versiones de clásicos en Rhythm&Blues, informa la cadena británica BBC.

Los ganadores del concurso celebrado en la capital rusa, ambos fineses, fueron Sam Moudden, en la categoría masculina, y Maria Saarimaa, en la femenina.