La localidad turolense de Albarracín va a acometer diversas obras para peatonalizar el casco histórico, entre las que se encuentran la colocación de cinco bolardos, la instalación de cámaras de seguridad y la regulación del acceso mediante un sistema informático.

El alcalde del municipio, Francisco Martí, ha indicado, en declaraciones a Europa Press, que desde el ayuntamiento "llevaban bastante tiempo intentando peatonalizar el casco".

El proyecto incluye colocar cinco bolardos para que la entrada al casco histórico se realice a través de un sistema informático, así como varias cámaras de seguridad. "Los vecinos podrán acceder a través de tarjetas, y las personas que se alojen en hoteles, podrán entrar para dejar las maletas, pero tendrán que aparcar sus vehículos fuera del recinto", ha explicado el alcalde.

La primera fase de las obras comenzará a principios de octubre e incluye la instalación del sistema eléctrico y la colocación del primer bolardo, y supone una inversión de 30.000 euros, cantidad financiada en su totalidad por los Planes de la Diputación de Teruel.

La segunda fase, se llevará a cabo el año que viene y necesita una inversión de 40.000 euros, para la que el ayuntamiento está buscando financiación. El importe total de la inversión ascendería a 70.000 euros.

Consulta aquí más noticias de Teruel.