La Consejería de Sanidad, en colaboración con los representantes de las personas con enfermedad celíaca, llevará a cabo analíticas de alimentos para comprobar el cumplimiento de la normativa sobre etiquetado y la veracidad de la calificación de los alimentos en relación con su contenido en gluten.

La iniciativa se enmarca en el convenio de colaboración existente entre el Gobierno autonómico y la Asociación Celíaca de Castilla y León, que ha llevado a ésta a otorgar a la Dirección General de Salud Pública e Investigación, Desarrollo e Innovación de la Junta el Premio 'Acecale 2010', por el apoyo proporcionado a la labor de mejora de las condiciones de vida de las personas con enfermedad celíaca.

De este modo, y de acuerdo con los representantes de las personas con enfermedad celíaca, se realizarán tomas de alimentos y se analizarán para determinar el grado de cumplimiento de la normativa en el etiquetado y la veracidad de la calificación de los alimentos en relación con su contenido en gluten, algo realmente importante para los pacientes de este desorden digestivo.

Esta novedad se incorporará en el Programa de control analítico en alimentos que desarrolla habitualmente la Agencia de Protección de la Salud y Seguridad Alimentaria de Castilla y León.

El consejero de Sanidad, Francisco Javier Álvarez Guisasola, participa este domingo en los actos del 'IX Encuentro regional de celíacos, familiares y amigos de Castilla y León' y durante el cual la Asociación Celíaca de Castilla y León entrega a la Dirección General de Salud Pública e Investigación, Desarrollo e Innovación del Gobierno autonómico el Premio 'Acecale 2010'.

La enfermedad celíaca es un desorden digestivo causado por una respuesta inmune anormal al gluten, con una prevalencia que podría situarse entorno al 1 por ciento de la población castellanoleonesa aunque estos datos podrían ser más elevados si se tiene en cuenta la gran problemática del diagnóstico certero de esta enfermedad.

Precisamente, la "creciente y cada vez mayor implicación" de los profesionales sanitarios en el diagnóstico de las personas celiacas y el avance en el 'diagnóstico de sospecha' a través de un acercamiento a los grupos de riesgo mediante la realización de screening selectivos a los familiares en primer grado de celíacos supone un "significativo aumento" en la frecuencia de esta enfermedad.

Una cada vez mayor difusión social de esta dolencia, junto a la formación de los profesionales, tendrá como consecuencia que cada vez sea más fácil la detección temprana de la enfermedad celíaca y, con ello, la adopción de los tratamientos oportunos para estos pacientes, lo que redundará sin duda en la evitación de complicaciones secundarias.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.