Los palacios y villafranca (SEVILLA), 26 (

Europa press televisión)

El copiloto del coche de apoyo que llevaba tras de sí el grupo de ciclistas que en la mañana de este domingo ha sufrido un accidente tras ser atropellados por un vehículo en la carretera N-IV, a la altura del municipio sevillano de Los Palacios y Villafranca, y que le ha costado la vida a dos de ellos mientras que otros dos y el conductor del turismo han resultado heridos, ha asegurado que "el coche salió de la tierra" y los ciclistas se lo encontraron "de frente".

En declaraciones a los periodistas en el lugar del siniestro, este testigo que acompañaba a la agrupación, Manuel Méndez, ha explicado que el coche iba "de frente, por la derecha y rozando el quitamiedos", por lo que una vez que paró "a unos 40 o 50 metros" del lugar del atropello el piloto que conducía el vehículo de apoyo del club de ciclistas "salió corriendo hacia él para que no se fuera".

En este sentido, ha indicado que una vez que llegó al vehículo causante del accidente el conductor estaba "tirado en el suelo y ya había quitado las llaves" del contacto. Así las cosas, ha señalado que "no llevaba documentación aunque no ha dado positivo" en el test de alcoholemia. Sin embargo, ha asegurado que "el coche iba al menos a 140 kilómetros por hora, como un bólido" lo que ocasionó que dos de los ciclistas salieran "volando" por encima del vehículo.

Por su parte, el alférez de la Guardia Civil de Tráfico José Antonio Sotillo ha explicado que el turismo, un Renault Twingo, "invadió el carril contrario" por causas que aún se están investigando, dejando como resultado dos ciclistas fallecidos y otros dos heridos —de un grupo de unos 14 ciclistas—, así como el conductor del vehículo, que también presentaba heridas.

Sobre las causas del accidente, Sotillo no ha sabido concretar por el momento a que se debió la invasión del carril contrario por parte del turismo, si bien ha manifestado que el equipo de atestados de la Guardia Civil "baraja varias hipótesis, como el exceso de velocidad o la somnolencia" al volante. No obstante, ha querido dejar claro que las "causas concretas" están aún por determinar y es el equipo de atestados el que entregará los resultados de la investigación al juzgado de Utrera.

En cuanto al estado de la vía, ha señalado que está "bien señalizado, tiene buena visibilidad y carteles de precaución por ciclistas", ya que "es una recta con línea continua muy practicada por los ciclistas, sobre todo los fines de semana y no presenta especial peligrosidad". De ahí que afirmara que se descarte la hipótesis de que el accidente se haya producido por adelantamiento, aunque el grupo de ciclistas "no tuvo tiempo de reacción".

"en paquete compacto y bien señalizados"

Por último, un ciclista que en la mañana de este domingo ha conversado con la expedición que ha sufrido el accidente, José Pérez, ha comentado que procedían de Huelva y se dirigían a Grazalema (Cádiz), para finalmente llegar a Ronda (Málaga) este lunes.

En este línea, ha afirmado que fue él el que les recomendó la carretera N-IV e, incluso, se cuestionó si continuar junto al grupo porque "el recorrido era similar". Sin embargo, optó por desviarse "unos kilómetros más atrás" del lugar del accidente "hacia Las Cabezas de San Juan por una carretera secundaria, mientras que ellos siguieron por aquí" ya que la N-IV "tiene mucha circulación los fines de semana".

Sobre el grupo de ciclistas, ha dicho que iban "en paquete compacto, muy bien señalizados y con una furgoneta de apoyo bastante buena". Además, ha recordado que según las normas de circulación para ciclistas "se puede circular en paralelo siempre y cuando lo permita el arcén sin obstaculizar el carril, y éste es bastante ancho". "Nos ha dejado a todo fríos, es increíble, ya no estamos tranquilos con nada", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.