En un comunicado, el Ayuntamiento hispalense ha señalado que, hace unos años, la proliferación de prácticas de tatuaje y perforación cutánea eran a menudo realizadas en establecimientos que "carecían de condiciones higiénico-sanitarias adecuadas y de personal formado especialmente en la materia, comportando un riesgo para la salud".

Por ello, la Delegación de Salud y Consumo vio necesario regular las condiciones higiénico-sanitarias de los establecimientos en Sevilla que lleven a cabo esta actividad con el fin de "conseguir los objetivos de autocontrol y eliminación de riesgos en las prácticas de arte corporal".

De esta forma, el colectivo de profesionales del tatuaje y 'percing' ha mostrado interés y ha colaborado en el desarrollo de la correspondiente Reglamentación que recoge el Decreto 286/2002, de 26 de noviembre, por el que se regulan las actividades relativas a la aplicación de técnicas de tatuaje y perforación cutánea, asumiendo sus obligaciones y aceptando el asesoramiento ofertado.

Además, dicho colectivo ha solicitado la intervención en casos de intrusismo y que no cumplen la reglamentación, por tanto, esta fue la primera línea de actuación del mencionado departamento a través del Negociado de Salud Ambiental.

Asimismo, la Delegación de Salud ha revisado el listado completo de establecimientos autorizados para que dicho registro "contemple todos los centros de la ciudad de Sevilla y no exista intrusión". De manera que este año se ha realizado un total de cien inspecciones informativas, 40 inspecciones ordinarias y una sola denuncia que ha conllevado el cierre cautelar del establecimiento objeto de la misma por el incumplimiento de la normativa exigida y los riesgos existentes contra la Salud Pública.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.