El Gobierno central ha señalado que la protección de los funcionarios y de los internos de la cárcel valenciana de Picassent "está asegurada" con las medidas existentes, según consta en una respuesta parlamentaria a la diputada popular Susana Camarero con fecha de 16 de julio de 2010, recogida por Europa Press.

El Ejecutivo ha explicado, interpelado por el mal funcionamiento de los arcos de seguridad, que éstos no son un elemento "fundamental" en los módulos, puesto que hay otros medios y mecanismos que se consideran tan seguros y más operativos. No obstante, ha apuntado que si se dispone de arcos utilizables y se cree conveniente, "se instala en el módulo como complemento de otras medidas de seguridad".

Ha relatado que la rotura de arcos, tanto por el uso como por el vandalismo de algunos internos, "se produce con relativa frecuencia" y, cuando es posible su reposición, es un proceso gestionado por la empresa de mantenimiento, según ha dicho. En general, como norma, los recursos de seguridad "son reparados de inmediato".

El Gobierno ha explicado que en el centro penitenciario de Picassent hay 23 arcos detectores de metales; mientras que en el de Villena (Alicante) hay 34 detectores —ocho de ellos en vía de reparación—. En este último caso también hay detectores de metales manuales.

En otra respuesta parlamentaria a la misma diputada, relativa al coste total de crédito destinado a cubrir las necesidades de mantenimiento en 2009 de los centros penitenciarios, se afirma que al de Picassent se otorgó 972.468,50 euros; a la de Castellón II 413.631,89 euros; a la de Alicante II Villena 387.259,46 euros; y a la de Alicante Cumplimiento 448.579,49 euros.

Consulta aquí más noticias de Valencia.