El 44,5 por ciento de los murcianos declara encontrarse en una situación económica similar a la del año pasado y un 38,2 por ciento afirma estar incluso peor. De hecho el 67,1 por ciento de los encuestados por el Consejo Económico y Social de la Región (CESRM) piensa que la situación de la economía regional ha empeorado, aunque también es cierto que este dato ha disminuido con respecto al pasado año, en el que así lo opinaba un 79,4 por ciento de los murcianos.

De hecho, mientras en diciembre de 2007, un 25,5 por ciento afirmaba estar mejor que un año atrás, en junio de 2010 ese porcentaje bajó al 6,4 por ciento; en relación con los que se encuentran en una situación peor, si en diciembre de 2007 un 22,3 por ciento opinó haber empeorado respecto a un año atrás, en junio de 2010 ese porcentaje ha subido al 38,2 por ciento.

Y es que la situación económica regional en la actualidad (a junio de 2010) frente a la nacional arrojaba una valoración del 3,69 sobre diez y para el conjunto nacional la puntuación otorgada era de 3,57. Respecto a la pasada edición la puntuación correspondiente a la Región ha aumentado en 0,34 puntos, mientras que para España la media experimenta un ligero descenso de 0,03 puntos.

Mientras los empresarios o profesionales por cuenta propia ofrecen una puntuación de 3,71 y de 3,54 para la situación de la Región y en el conjunto nacional, respectivamente, los asalariados del sector público puntúan con un 3,65 y 3,83 a ambos ámbitos geográficos. Los asalariados del sector privado sin embargo conceden un 3,67 en el ámbito regional y un 3,43 en el nacional.

Por su parte los parados ofrecen a la economía murciana un 4 y los jubilados un 3,50 frente al aprobado de junio de 2009. Una nota algo superior en el ámbito nacional, ya que parados y jubilados valoran con un 4,50 y 3,50 respectivamente la situación económica actual del país mientras en junio de 2009 la puntuación fue un cuatro.

Valoración al alza para final de año

Igualmente sucede con la situación económica prevista hasta diciembre, para la que la puntuación media correspondiente a la Región es un 3,81 por un 3,77 para España, por lo que supone una expectativa de mejora tanto a escala regional como nacional, aunque se mantendrá por debajo del aprobado.

En concreto, la situación económica es valorada al alza en el corto plazo, tanto a escala regional como nacional, según el CES. Así la situación económica regional recibe una valoración ligeramente superior a la nacional, tanto en junio (0,12 puntos) como hasta final de año (0,04 puntos).

Aunque el grupo que en una mayor proporción declara encontrarse en una mejor situación económica que un año antes, es el de asalariados del sector público (8,7%), un 7,6 por ciento de los profesionales por cuenta propia y un 6,9 por ciento de los asalariados del sector privado.

Por el contrario, el 56,5 por ciento de los asalariados del sector público declaran encontrarse en peor situación que un año antes. En segundo lugar, los asalariados del sector privado (37,9%), seguido de los empresarios por cuenta propia (37,3%).

De hecho, los asalariados del sector público que declaran encontrarse peor ascienden hasta un 50,6 por ciento de los encuestados, respecto al 20,7 por ciento que así lo declaraban en junio de 2009. Por otra parte, en los empresarios por cuenta ajena y los asalariados del sector privado destaca que más de la mitad de los mismos dicen tener una situación económica igual que hace seis meses y desciende el porcentaje de encuestados que se encuentran mejor con respecto al año pasado.

Expectativas en turismo,

Ocio y hostelería

En relación con las expectativas de crecimiento por sectores productivos, en una escala de cero a diez, sobre los que recaen las expectativas más favorables de crecimiento son Turismo, ocio y hostelería con una puntuación de 5,41, seguido de cerca de Servicios sanitarios, salud y atención social (5,26), Nuevas tecnologías de la información y del conocimiento con un 5,12 e Industria agroalimentaria con un 5,04.

La Agricultura desciende ligeramente, abandonando su posición de aprobado de hace dos ediciones y el sector Construcción y urbanismo continúa a la cola de las expectativas, si bien experimenta un aumento de 46 centésimas respecto a 2009.

Por lo que destaca el estancamiento de la mayoría de los sectores, a excepción de Nuevas Tecnologías de la información y comunicaciones y turismo, ocio y hostelería que continúan creciendo desde diciembre de 2008, y la lenta recuperación del sector de la construcción y urbanismo, que anda recuperándose desde la abrupta caída sufrida entre junio 2007 y diciembre de ese mismo año, aunque se sitúe como sector con la puntuación más baja para el total de encuestados.

Para los empresarios y asalariados del sector privado, el podio corresponde a Industria agroalimentaria, Servicios sanitarios, salud y atención social, Turismo, ocio y hostelería. Mientras que para los trabajadores del sector público, las tres primeras posiciones corresponden a los sectores Nuevas tecnologías de la información y comunicación, Turismo, ocio y hostelería y Servicios sanitarios, salud y atención social. Para todos los colectivos, el sector que presenta unas expectativas más sombrías es el de Construcción y urbanismo.

Por otra parte, la situación económico-financiera de las empresas ofrecen una leve mejoría, aunque sigue estando muy por debajo del aprobado con 2,36 puntos, lo mismo pasa con la de las familias murcianas con un 2,4 de valoración. Más de la mitad de los encuestados aseguran que la situación seguirá igual en los próximos meses.

Según el barómetro del Colegio a junio de 2010, un 46 por ciento de los entrevistados consideraba que la demanda de consumo por parte de las familias sufrirá una disminución y un 38,6 por ciento emite la misma opinión en relación con la compra de viviendas.

Por lo que consideran necesario una serie de reformas estructurales que pasan por las administraciones públicas, el sistema financiero, la reforma del mercado de trabajo y en menor medida la reforma del sistema de pensiones.

Así como reducir el número de entidades públicas o semipúblicas, un mayor control del gasto sanitario, congelar las plantillas de las administraciones y en último lugar subir los impuestos indirectos.

Consulta aquí más noticias de Murcia.