En estas instalaciones, que contarán con los equipos de simuladores de misión y dispositivos de entrenamiento más avanzados, se formarán tanto los pilotos como los mecánicos del avión de transporte militar A400M, cuyo proyecto de ensamblaje final se realiza en la factoría de Airbus Military, junto al Aeropuerto de San Pablo. De este modo, se impartirán unas 8.000 horas de entrenamiento y se formarán alrededor de 1.000 alumnos cada año.

La construcción de este centro de excelencia, edificado en unos dos años y ubicado en las inmediaciones de la línea de montaje final (FAL) del A400M, ha contado con una inversión estimada de 80 millones de euros y generará para la ciudad entre seis y ocho millones de euros al año, con el paso de unos .

En este marco, la tercera y última fase del proyecto fue autorizada a finales de enero de 2010 por el Ayuntamiento de Sevilla, para la finalización de un edificio de nueva planta que albergaría estas instalaciones, con una superficie cercana a los 13.000 metros cuadrados sobre una parcela de 31.000 metros cuadrados.

Así, el expediente aprobado por la Gerencia de Urbanismo contemplaba un edificio con zonas diferenciadas para uso docente y administrativo; las naves de los simuladores de vuelo; y dependencias de servicio para las instalaciones técnicas, de control y de mantenimiento.

Según las previsiones, la escuela de pilotos contará con dos dispositivos de entrenamiento principales; seis simuladores dinámicos de Vuelo y de Misión (FFS y FMS) y dispositivos estáticos de entrenamiento de vuelo (FTD). Estos complejos simuladores requieren de una serie de locales que aglutinan todos los servicios necesarios para darles funcionamiento, como son salas de ordenadores; talleres de mantenimiento, para reparar piezas defectuosas de los simuladores; almacenes de piezas; salas de briefing y debriefing (preparación y análisis); oficinas para el personal de control y mantenimiento; vestuarios; y taquillas para instructores de vuelo.

Información clasificada y simuladores

El proyecto contemplaría la ubicación de un simulador dinámico de vuelo en la planta primera del edificio, en una zona restringida, en previsión de que en su interior se pueda ubicar información 'clasificada'. Esta situación se debería al carácter militar del aparato, y en previsión de instrucciones de vuelo relacionadas con operaciones militares.

El edificio también prevé albergar otros simuladores complementarios y que son imprescindibles para el correcto funcionamiento del A400M, como son los de Mantenimiento en Cabina (CMOS), de Entrenamiento para Mantenimiento (MST), entrenamiento asistido por ordenador (CBT) o entrenadores parciales para tareas especializadas (PTT).

Por último, la escuela de pilotos cuenta con una zona de entrenamiento al aire libre, bajo la marquesina de la cubierta de los hangares. En esta zona se utilizará el Entrenador de Carga (CHT) que es una réplica del A400M, sin cola ni alas para realizar prácticas de carga y descarga y de mantenimiento del aparato. Además, aquí se ubicará el prototipo CN-235 P-1, que hará las veces de maqueta a tamaño real, ya que no está certificado para volar ni para arrancar motores.

Esta escuela de pilotos no sólo permitirá formar correctamente a los profesionales que se encargarán de su pilotaje, sino que reducirá la siniestralidad laboral en las tareas de mantenimiento, ya que permite formar al personal de mantenimiento para optimizar su trabajo y reducir los riesgos de accidentes laborales en un avión de gran tamaño como el A400M.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.