El consejero de Educación de la Junta de Andalucía, Francisco Álvarez de la Chica, ha opinado al respecto del modelo educativo que defiende una enseñanza diferenciada para niños y niñas que la "educación dividida por sexos es un anacronismo en mundo civilizado".

En una entrevista con Europa Press, el titular de Educación ha señalado que, en pleno siglo XXI, es "incomprensible" este modelo educativo que defiende el agrupamiento de los alumnos por sexo —sea en un colegio, un aula o en alguna asignatura— con el objetivo de educarles teniendo en cuenta las características peculiares de cada género.

Asimismo, preguntado por las diversas teorías que justifican esta educación segregada por considerar que atiende mejor las diferentes cualidades de alumnos y alumnas y que, por tanto, mejora los rendimientos escolares, el consejero ha replicado que "hay expertos para todos e incluso quienes justifican las más grandes barbaridades de la historia bajo premisas científicas".

Por ello, ha insistido en que la Consejería de Educación seguirá trabajando para que la educación en Andalucía sea mixta en todos los colegios públicos y privados.

El último capítulo sobre la educación diferenciada en la comunidad no plló a Álvarez de la Chica siendo consejero de Educación, sino a su antecesora, Mar Moreno, actual portavoz del Gobierno andaluz y titular de la Consejería de Presidencia.

El pasado mes de noviembre de 2009, la sección tercera de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) acordó suspender cautelarmente las órdenes dictadas por la Consejería de Educación por las que siete centros concertados de educación diferenciada de la comunidad tenían la obligación de escolarizar alumnos de ambos sexos a partir de este curso 2010-2011.

Este auto, por el que se suspendían cautelarmente dichas órdenes hasta que se resolviera el recurso contencioso-administrativo por el que se impugnan las órdenes de Educación que resolvían las solicitudes de renovación y ampliación de conciertos educativos con los centros Ribamar, Altair, Nuestra Señora de Lourdes, Molino Azul, Elcható, Albaidar y Ángela Guerrero, ha permitido que en este recién estrenado curso escolar dichos centros sigan segregando a sus alumnos por razón de sexo.

Sin embargo, Álvarez de la Chica se ha mostrado confiado en que a la Administración educativa "la ampara la razón, el sentido común y el marco de convivencia constitucional en el que vivimos".

"Pero es nuestra visión y hay que respetar que haya otras porque cuando se produce un litigio entre dos visiones en democracia, quien tiene que dilucidar, en este caso, es un tribunal", ha recalcado.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.