Egiptología
Inscripciones jeroglíficas que aparecieron en la primera campaña de excavación en la mayor tumba inédita de la dinastía XVIII de la antigua ciudad de Tebas. EFE

Un equipo de arqueólogos del Instituto de Estudios del Antiguo Egipto parte  a Luxor (Egipto) para empezar la segunda campaña de excavación en la mayor tumba inédita de la dinastía XVIII de la antigua ciudad de Tebas, e intentar llegar allí donde los saqueadores jamás pudieron entrar.

Esta expedición de 22 personas, dirigida por Francisco Martín Valentín y a la que luego se sumarán en distintas etapas unos 50 trabajadores locales, comenzará las excavaciones el 1 de octubre convencida de que superará los resultados de la campaña anterior, en la que halló más de 3.000 piezas, entre objetos y fragmentos.

"Soy optimista, porque aún no hemos encontrado nada", ha asegurado en declaraciones Martín Valentín
"Soy optimista, porque aún no hemos encontrado nada", ha asegurado en declaraciones Martín Valentín, quien ha valorado que esta campaña de excavación vaya a durar dos meses y medio. En la pasada campaña, el equipo de este investigador -esa vez más reducido- halló momias, huesos humanos, cuentas de collar, lino, papiros y estatuillas, pero en su mayoría fragmentos.

Esta vez, este arqueólogo se ha mostrado confiado en que se encontrarán sarcófagos y piezas enteras. Y es que los investigadores tratarán de llegar a zonas más profundas de la tumba, donde, en épocas pasadas, los saqueadores no tuvieron oportunidad de acceder. "Una cosa es excavar hasta los 5,40 metros y otra muy distinta hasta el suelo de piedra, donde pueden aparecer cosas importantes y no hay el mismo ambiente de despojo", ha indicado Martín Valentín.

Un periodo turbulento

Los investigadores, cuyo proyecto está financiado por el Ministerio de Cultura y la Fundación Gaselec de Melilla, trabajarán en la tumba 28 que perteneció al visir Amen-Hotep, Huy (del que prácticamente no se sabe nada), correspondiente al reinado de Amen-Hotep III (Imperio Nuevo, hacia 1360-1353 antes de cristo).

Este período y, en concreto, el tiempo transcurrido entre los años 28 al 36 de este soberano constituye uno de los períodos más turbulentos del Imperio Nuevo egipcio, ha agregado Martín Valentín. Tal y como ha recordado este experto, en la primera campaña de excavación el equipo se encontró el monumento totalmente cubierto de arena, lo que parece la causa de que hasta la llegada de los españoles la tumba no hubiera sido excavada por arqueólogos.