Intentar paliar los efectos del sol en poblaciones africanas donde la luminosidad es más alta que en la mayor parte de Europa es el objetivo que ha llevado a los responsables de Corporación Vissum en Gran Canaria a hacer un llamamiento a la población para que este domingo 26 de septiembre lleven hasta Playa Honda (Lanzarote) las gafas de sol que ya no tienen en uso por no estar moda o ligeramente deterioradas pero que cumplan con los stándares de seguridad oftalmológica, y las entreguen a los responsables de esta clínica oftalmológica.

En un comunicado, la organización explicó que se trata de una recogida solidaria que se desarrollará coincidiendo con la celebración del Festival de Cometas que tendrá lugar en Playa Honda el fin de semana; un Festival en el que tomará parte una cometa de la propia Corporación Vissum.

"La iniciativa de recoger gafas que ya no usamos para adaptarlas a las necesidades de poblaciones necesitadas de este tipo de servicios no es algo nuevo, pero hasta ahora se ha estado desarrollando con gafas de corrección visual (miopía, presbicia, hipermetropía), sin embargo, cada vez observamos la existencia de un mayor número de patologías vinculadas a los efectos del sol en zonas como Mauritania o Marruecos y creemos que las gafas que muchos tenemos arrinconadas en un cajón podrían adquirir una importancia nueva", según ha puesto de manifiesto Patricia de Juan, gerente de Corporación Vissum en Gran Canaria.

Corporación Vissum tendrá un stand donde no sólo ofrecerá asesoramiento a cuantos se lo soliciten sobre medidas de prevención y corrección de deficiencias visuales, sino que será punto de recogida de gafas de sol que se hayan desechado por alguna circunstancia que no sea la de encontrarse rotas o excesivamente dañados sus cristales, con el fin de ir creando un banco de gafas que poder distribuir entre quienes las necesiten.

Para Patricia Juan, "si desde los colectivos de ópticos y oftalmólogos hacemos llamamientos constantes para que se utilicen gafas de sol, durante todo el año, que cumplan con la normativa para la protección frente a las radiaciones ultravioletas, esta necesidad que detectamos en nuestro entorno más cercano se agrava en territorios como el africano, de ahí el llamamiento que ahora hacemos para que se de una segunda vida a las gafas de sol".

Radiación solar

Por su parte, la radiación solar está compuesta por ondas visibles e invisibles; mientras las primeras sólo resultan dañinas si nos exponemos muy intensamente a ellas, las segundas se componen de radiaciones infrarrojas y rayos ultravioletas (UVA), que son las más nocivas para el ojo, una realidad que en algunos territorios se vuelve especialmente grave.

Por eso, las gafas que habitualmente no deben ser consideradas simplemente como un complemento de moda, sino como un elemento preventivo que ayuda a conservar los ojos en buen estado, se vuelven elemento de primera necesidad para los habitantes de dichas zonas.

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.