Rowan Williams
Rowan Williams, Arzobispo de Canterbury. WIKIPEDIA

El Arzobispo de Canterbury ha declarado que no tiene "ningún problema" con que los obispos puedan ser homosexuales, en su primera declaración sobre este tema desde que asumió el cargo.

El coste que tendría que soportar la iglesia sería demasiado grande

En una entrevista publicada por The Times, Rowan Williams, muestra su apoyo personal a los obispos homosexuales en la Iglesia de Inglaterra, “siempre que mantengan el celibato”.

Williams deja claro que nunca apoyará las relaciones activas porque la tradición histórica y las "normas de su religión" dictan que los clérigos homosexuales deben permanecer célibes. "El coste que tendría que soportar la iglesia sería demasiado grande, una vez llegados a ese punto" añadió el Arzobispo de Canterbury.

"No hay problema alguno con un obispo gay. Sí lo hay con el hecho de que existen estándares tradicionales e históricos que el clericado tiene que respetar”, explicó.

Los activistas para la igualdad han criticado las palabras del arzobispo

Los activistas para la igualdad han criticado que las palabras del arzobispo colocan la unidad de la Iglesia por encima de los derechos de los gays y lesbianas. Mientras, los conservadores argumentan que se está poniendo en contradicción con 2.000 años de enseñanza de la Iglesia.

Con relación a ese hecho, y en declaraciones a ese mismo periódico, el activista por los Derechos Humanos Peter Tatchell tildó al arzobispo de "inconsistente". "A sus ojos, la unidad de la Iglesia es más importante que los Derechos Humanos de las lesbianas y los gays", dijo Tatchell.