Robots. Al igual que los motores de búsqueda fichan palabras para crear un índice, los robots de los spammers rastrean la web a la caza de direcciones de correo electrónico. Las direcciones, por toneladas, se venden al mejor postor.

Copia oculta. Los programas de correo electrónico suelen incluir tres opciones para escribir el destinatario: ‘Para’, CC (con copia a) y CCO (Bcc, en inglés). Las direcciones colocadas en esta última no las verá ninguno de los destinatarios (se pueden colocar todas ahí).

Reglas de mensaje. Herramienta tremendamente útil para organizar el email. Se identifica el mensaje por el ‘De’, ‘Para’, ‘Asunto’ o el texto y se define una acción a realizar: eliminar, mover a tal carpeta, etc.

Correo-web o webmail. A diferencia del POP, el correo se gestiona a través de una página web: los mensajes no se descargan al disco duro, se almacenan y borran en el servidor. Su ventaja es que es accesible desde cualquier ordenador conectado.

POP3 (Post Office Protocol, versión 3). Es el protocolo utilizado para acceder desde un programa al correo electrónico almacenado en un servidor.

Backup: Copia de seguridad. Algo que es muy recomendable  hacer de vez en cuando.