Javier Bardem
Javier Bardem, en el festival de Cannes de 2010. EFE

Con motivo de la promoción de su nueva película junto a Julia Roberts, nuestro actor más internacional, Javier Bardem, ha concedido una entrevista el periódico alemán Frankfurter Rundschau. En ella no sólo habla de su último proyecto, sino que, además, hace un breve repaso a su larga trayectoria en el cine.

Javier Bardem se encuentra en plena promoción de su último trabajo en la gran pantalla, Come, reza, ama. En una de sus entrevistas más sinceras, el oscarizado actor repasa parte de su trayectoria en el mundo del cine, así como de sus inicios en una de las grandes sagas de actores españoles.

Siempre ha preferido mantener al margen su vida privadaBardem, que recientemente habló de su futura paternidad, siempre ha preferido mantener al margen su vida privada. De hecho, para el periódico alemán confiesa que, detrás de esa imagen de hombre serio y duro, en realidad se esconde una persona exageradamente tímida.

"El 99% de los actores que conozco son tímidos. Y se hacen actores para disfrazar esa timidez. ¿Sabes cómo se descubre esa timidez? Cuando los actores nos ponemos frente al público en una entrega de premios y sin guión. Es horrible. Ahí nos tenemos que interpretar a nosotros mismos", explica el actor.

Si de algo se enorgullece el actor que intervino en No es país para viejos es de haber logrado esquivar esa imagen de macho que le pretendía imponer el cine. Bardem se dio cuenta de las limitaciones que le supondría a la hora de crecer como actor y prefirió centrarse en interpretar "personas reales, que lleven vida en sí mismas. Quiero contar historias, que toquen al resto del mundo", añade.

Quiero contar historias que toquen al resto del mundoMiembro de una de las sagas familiares de actores más populares de nuestro país, el marido de Penélope Cruz confiesa uno de los grandes consejos que quiso compartir con él su madre, Pilar Bardem, antes de dedicarse al cine: "Ama lo que haces, pero no te quieras a ti mismo cuando lo hagas".

No sólo ha seguido al pie de la letra este consejo en el mundo de la interpretación, sino también en su vida. Aunque de buenas a primeras pueda parecer un tipo serio y algo oscuro, Javier quiere romper con esa imagen y se declara en la entrevista un hombre "muy sociable, al que le gusta reírse y que disfruta con la compañía de las personas".

Entre dos de sus grandes ídolos del cine se encuentran Marlon Brando -con quien comparte una nariz rota- y Al Pacino, por quien confiesa sin pudor alguno su respeto y admiración: "Siempre he dicho que no creo en Dios, creo en Al Pacino".

Además, el actor añade que, junto al cine, su mujer y su futuro hijo, una de sus grandes pasiones es la música, "sin la que no podría sobrevivir". Por último, confiesa seguir la filosofía de que "dar te hace más rico", tal y como una vez dijo la Madre Teresa. "Todos los sentimientos, pensamientos y palabras que no se compartan, se pierden para siempre".