Lindsay Lohan
Lindsay Lohan en la página web de la revista Vanity Fair. VANITY FAIR

La joven actriz Lindsay Lohan parece haber caído en un pozo del que tiene, por el momento, difícil salir, pero que además se está complicando por los problemas psicológicos y temores que empiezan a rodear a la joven. Al parecer, consume drogas "por aburrimiento", declaran personas cercanas a ésta, quienes además aseguran que se encuentra en un mal momento de moral y autoestima.

"No puede controlar las drogas ahora", afirma un supuesto amigo de la actriz, de 24 años, a la Fox. Esta fuente añade que, si usa Twitter para arrepentirse y admitir que toma estas sustancias es porque teme que haya conocidos que la vendan y declaren que la han visto consumir en fiestas.

En la misma línea habla uno de los que fuese su guardaespaldas, Lee Weaver, quien cree que Lohan sólo podrá dejar las drogas cuando se aleje de las compañías que actualmente tiene.

Condicional revocada

A la actriz le fue revocada la libertada condicional tras dar, hace una semana, positivo en un control antidrogas, donde revelaron que había consumido cocaína y anfetaminas. Tras una visita a los juzgados este viernes, volvió a la cárcel, pero pagó una fianza por su libertad de 220.000 euros, dinero que le da una oportunidad más a Lohan.