El catedrático de Geografía Humana de la Universidad Complutense de Madrid, Miguel Ángel Troitiño, que ha participado en el seminario 'Sostenibilidad en ciudades patrimonio mundial', uno de los cursos que la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) ofrece en Sevilla, ha resaltado que el turismo "todavía no se ha incorporado completamente a la causa de la conservación".

Troitiño ha apuntado que las ciudades patrimonio mundial "son referentes simbólicos culturales de valores y territorio de cambios funcionales y sociales", de forma que ha destacado la importancia de las relaciones entre la conservación y la gestión de ese patrimonio, y la necesidad de que el turismo "no se plantee de forma aislada, sino que se tengan en cuenta sus relaciones con ese factor".

Para el premio nacional y europeo de Urbanismo y asesor del Centro de Patrimonio Mundial, "estamos ante un reto complejo donde tenemos que, entre otras cosas, caminar hacia un nuevo modelo de gestión sostenible donde las ciudades históricas se enfrentan a cambios tremendamente profundos con viejas y nuevas funciones".

En este sentido, ha enfatizado la importancia de proteger "pero también de acompañar los cambios en una realidad socio-cambiante", donde se descubra el papel de las ciudades patrimonio mundial en las nuevas estructuras urbanas y territoriales "superando enfoques meramente arqueológicos o arquitectónicos". Ha indicado que si la intervención no aporta nada "no es una intervención adecuada", recordando que los instrumentos de planificación "son claves para caminar" y apostando por la necesidad de preservar la funcionalidad "y de afrontar con rigor el reto de la inserción equilibrada del turismo como motor de cambio".

Troitiño ha lamentado que el turismo genere cambios funcionales y sociales "pero también presión, pudiendo desplazar ciudades e incluso personas", y ha puesto el ejemplo de los centros históricos "donde un factor clave es que existan residentes, que se mantendrán si existen unas condiciones de habitabilidad que sean las adecuadas, puesto que una cosa es vivirlo y otro visitarlo".

Así, ha matizado que el turismo se ha convertido en un pilar básico de la economía, aunque ha puntualizado que en 2009 "bajaron un diez por cienTo las pernoctaciones en ciudades patrimonio mundial, que ya estaba estacando antes, y donde entre un 60 y 65 por ciento eran españoles, salvo en Sevilla, Granada y Santiago de Compostela, que son las que tienen una mayor proyección internacional".

Finalmente, ha apostado por impulsar estrategias cualitativas con distintos agentes sociales "donde la revalorización debería integrarse en un proyecto cultural en el que la oferta primer sobre la demanda y sólo así será factible aplicar directrices sobre patrimonio", ha aseverado el ponente, incidiendo en la idea de que "la autenticidad de los lugares y la vitalidad social requieren, frente a las presiones modernas, preservar la multifuncionalidad".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.