Declaración de la Renta
Contribuyentes en el momento de hacer su declaración de la Renta. ARCHIVO

El director general de la Fundación de las Cajas de Ahorro (Funcas), Victorio Valle, ha asegurado este martes que "en algún momento" el Gobierno anunciará un subida del IRPF porque la reducción del gasto público prevista por el Gobierno "ni de lejos" conseguirá reducir el déficit público al 3% en 2013.

Nunca en España se redujo una media de un punto al añoAsí lo ha asegurado durante su intervención en la jornada Modificaciones en la fiscalidad y eficacia recaudatoria, organizada por el Consejo General de Colegios de Economistas, en la que también ha tachado de "imbecilidad" la tasa bancaria que propugna el Ejecutivo español para gravar las transacciones financieras internacionales y destinar la recaudación a paliar la pobreza en el mundo.

Durante su discurso, Valle ha advertido a los presentes que "vayan preparando el bolsillo" porque Funcas "espera una subida impositiva" e incluso ha recomendado que fuera "paliativa" y no "permanente". Ha explicado que pese al esfuerzo "batallador" y "caballuno" del Gobierno por reducir el gasto público "nunca en España se redujo una media de un punto al año", por lo que ha estimado que para alcanzar el objetivo del déficit marcado por Bruselas para 2013 todavía habría "seguir aumentando los impuestos".

Los factores de estabilización seguirán siendo negativos en 2011 y 2012Ha aseverado que para que esta subida tuviera un efecto recaudatorio se deberían gravar todos los tramos del IRPF ya que ha descartado un incremento a las rentas más altas porque "prácticamente sería nula" su efectividad. En este sentido ha recordado, según el cálculo realizado por Funcas, que el aumento de un punto en el IRPF supondrían un incremento de ingresos de 2.192 millones de euros, una aportación del 0,2% al PIB.

Ha añadido que "aún quedan dos años" para lograr una reducción del déficit público al 3%. "Los factores de estabilización seguirán siendo negativos en 2011 y 2012", ha dicho, tras añadir que la reducción del gasto público tampoco puede venir con una bajada del sueldo de los funcionarios.

Estaría más de acuerdo en despedir a los funcionarios que sobran o frenar su entrada durante unos años"Esto es una tropelía", ha indicado, al tiempo que ha dicho que "estaría más de acuerdo en despedir a los funcionarios que sobran o frenar su entrada durante unos años". Para Valle la economía entró en una segunda etapa donde mejora lentamente y son necesarias las reformas de fondo, puesto que la laboral y la financiera "no han hecho más que empezar".

"Hasta 2013 esto no variará para nada", ha puntualizado tajantemente en referencia a la evolución económica. El dirigente de Funcas también ha recomendado "urgentemente" la reforma del impuesto de sociedades. Por su parte, el presidente del Consejo General de Colegios de Economistas, Valentín Pich, ha urgido al Gobierno a "dedicar tiempo" a una reforma fiscal y ha criticado el "nivel de frivolidad y ocurrencia" que puede resultar "peligroso".

Hay que contener los despilfarros y redundancias, que están a la orden del día en la Administración PúblicaAsimismo, ha mostrado su preocupación por las subidas de impuestos de "tapadillo" en algunas administraciones locales o autonómicas y ha dicho que los asuntos fiscales son "serios" porque también tienen un componente moral y ético. El catedrático de Hacienda Pública Manuel Lagares ha dicho que para mantener el equilibrio presupuestario es "prioritario" contener "los despilfarros y las redundancias, que están a la orden del día en la Administración Pública".

Ha afirmado que subir los impuestos en la actual coyuntura económica es "pan para hoy y hambre para mañana" y ha aseverado que la renta disponible es el factor "fundamental" para aumentar la recaudación. Ha abogado por limitar el sector público a actividades básicas y conceder más protagonismo a la iniciativa privada, para que tenga más peso en el PIB.

Subir los impuestos es pan para hoy y hambre para mañanaEl director general del Instituto de Estudios Fiscales, José María Labeaga, ha indicado, desde un punto de vista más técnico, que es "complicado" cuantificar el efecto recaudatorio que tendría una subida impositiva, aunque ha adelantado que una modificación del IRPF "dependerá del ajuste que hagan los ciudadanos" en su consumo.