Viviane Reding
La comisaria europea de Justicia, Viviane Reding, el martes en Bruselas, durante su comparecencia ante los medios. Olivier Hoslet / EFE

La Comisión Europea aprecia "indicios sólidos" de ilegalidad en las expulsiones de gitanos rumanos llevadas a cabo por Francia. Así se lo han explicado la comisaria de Justicia, Viviane Reding, y la de Interior, Cecilia Malmstrom, a la Comisión de Libertades Civiles del Parlamento Europeo en una reunión a puerta cerrada.

El objetivo del encuentro era el de informar de la marcha del análisis del caso que está haciendo la CE y, según  el eurodiputado socialista español Juan Fernando López Aguilar, "ha adelantado que existen sólidos indicios" de que Francia ha cometido una infracción del derecho comunitario con la expulsión de los gitanos.

La prueba en la que basa su argumento es, principalmente, la circular que el Gobierno galo envió a comienzos de agosto a las autoridades policiales para desmantelar los campamentos de gitanos y que desató la ira de Reding.

"El debate no son las declaraciones"


"La circular, que no es una carta privada sino jurídicamente vinculante, no habla de desmantelar en base a delitos cometidos individualmente, sino en base a la pertenencia a una etnia", ha añadido López Aguilar, que ha recordado que el PE ya fue claro el pasado 9 de septiembre al señalar que Francia había tenido una "actitud discriminatoria".

Pese a las críticas del presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, a Viviane Reding por sus declaraciones comparando la medida francesa con las prácticas nazis de la Segunda Guerra Mundial, López Aguilar ha señalado que "el debate no son las declaraciones de una comisaria sino la integración de los gitanos".

Respuesta común al problema


A la salida de la reunión, Reding se ha mostrado cauta y se ha limitado a señalar que "continúan los trabajos" en referencia a la investigación que dirige para comprobar si Francia ha quebrantado la directiva europea de libre circulación, ya que la mayoría de los expulsados son ciudadanos comunitarios.

En este encuentro se ha preparado también la próxima reunión conjunta de la Comisión de Libertades Civiles con el Ejecutivo comunitario, el 29 de septiembre, el mismo día en que está previsto que el pleno de la CE decida si abre un expediente a Francia.

Por otro lado, este miércoles, y ante el pleno de la Eurocámara, el presidente permanente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, dará parte a los eurodiputados de las conclusiones de la última cumbre en Bruselas, en la que se consensuó la necesidad de dar una respuesta común al problema de la integración de los gitanos en la UE.