Parte de ellas quedan ahora al descubierto en una ruta para que los sevillanos conozcan la ciudad que se oculta bajo el pavimento del barrio de San Lorenzo.

Entrando por la calle Guadalquivir, unas enormes puertas de chapa guardan en su interior un yacimiento con restos desde la época bajomedieval islámica hasta los siglos XIX y XX. Allí podrá contemplar parte de la que fue la parroquia de San Juan Acre, que data de 1248 y en la que se encontraron más de 300 enterramientos.

Un recorrido pictórico

A llegar a la calle Santa Clara el guía le introducirá en uno de los conventos con más historia: el de Santa Clara. Los trabajos arqueológicos han dejado a la vista de todos los restos de un palacete árabe sobre el que se construyó el palacio cristiano que perteneció al infante don Fadrique (siglo XIII). Entre sus muros podrá ver un conjunto de murales de gran valor y de diversas épocas: medievales, renacentistas y del siglo XVIII. La ruta concluye con la visita al convento de San Clemente, del siglo XIIIy en el que destacan sus artesonados mudéjares y azulejos del siglo XVI.

Estas visitas se realizan los miércoles y los sábados bajo cita previa solicitada en los centros cívicos.