El presidente iraní, el ultraconservador Mahmud Ahmadineyad, criticó el sábado  duramente la política de Occidente hacia su país e insistió en que Irán no abandonará su programa nuclear.

En una conferencia de prensa en Teherán, Ahmadineyad consideró que los países europeos (Francia, Alemania y Reino Unido) y no Irán son los que debe adoptar medidas de buena voluntad para "construir la confianza" y proseguir las negociaciones sobre las actividades nucleares iraníes.

El presidente aseguró que su país conseguirá "a cualquier precio" la tecnología nuclear
Además, rechazó las amenazas de emitir el caso nuclear iraní al Consejo de Seguridad de la ONU, e insistió en que su país conseguirá "a cualquier precio" la tecnología nuclear, ya que "es un derecho natural que tiene fines pacíficos y no se contradice con el Tratado de No Proliferación" (TNP). El mandatario iraní criticó, por otro lado, la política de Occidente en el conflicto árabe-israelí, y opinó que se podrá encontrar una solución al problema de Oriente Medio si "los emigrantes judíos vuelven a sus respectivos países".