Pretende ser un anuncio divertido, pero a los directivos de McDonald's no les ha hecho ni pizca de gracia. Un anuncio de una agrupación médica de Washington, Physicians Committee for Responsible Medicine (PCRM), en el que se ve el cadáver de un hombre grueso, de mediana edad, aferrado firmemente a una hamburguesa, ha levantado las iras de la principal cadena de comida rápida del mundo, según informa The Guardian.

El anuncio no se anda con ambages y alude directamente a la multinacional, superponiendo su logotipo, una gran eme dorada, y un subtítulo: "I was loving it" (me encantaba) en una clara referencia al eslogan de McDonald's ("I love it"). En off, en inglés, se puede escuchar el siguiente mensaje: "colesterol alto, tensión arterial alta, ataques al corazón, esta noche, hazla vegetariana".

Se trata de algo vergonzoso e injusto para todos nuestros clientes

Para la asociación nacional de hosteleros el spot es "irresponsable" porque ofrece una visión muy limitada de la nutrición, y para los responsables de McDonald's, como era de esperar, se trata de algo "vergonzoso e injusto" para todos sus clientes.

Sin embargo, en PCRM lo tienen muy claro, el mensaje ha llegado y es lo que importa. McDonald's representa un tipo de nutrición que conlleva riegos para la salud y hay que concienciar a la población.

El anuncio, en principio, iba a ser emitido solo en la zona de Washington, y con el tiempo, llegaría a otras ciudades de EE UU, pero su repercusión gracias a Internet ha hecho que ya haya sumado espectadores en todas las partes del mundo.

En McDonalds, podrán consolarse pensando que, gracias a la crisis, su oferta de comida barata les ha hecho ganar un 12% más en los seis primeros meses del año.