El monolito conmemorativo de la sublevación militar de julio de 1936 localizado en Las Raíces, en la isla de Tenerife, continúa en pie a pesar de que en noviembre de 2008 el Cabildo insular por unanimidad de todos los grupos —CC, PSOE y PP— aprobó una moción en la que se acordaba que se promovería la retirada del mismo.

Asimismo el documento aprobado contemplaba iniciar los trámites para la "modificación" de la declaración de Las Raíces como Bien de Interés Cultural o su desafección. De igual forma se promovería la instalación, en su lugar, de una mención de los hechos históricos allí acaecidos, sin exaltación de ninguno de los enfrentados.

Por último el pacto alcanzado incluía que se propondría al director del Museo Militar Regional de Canarias el traslado del monumento a sus instalaciones.

Este acuerdo se sumó a uno previo y alcanzado en el Ayuntamiento de El Rosario en similar sentido. Los grupos municipales habían conveniado en octubre de 2004 elevar al Cabildo de Tenerife la petición de retirada del conocido como 'monumento a Franco'.

El pacto suscrito en 2008 nació tras la aprobación de la denominada 'Ley de Memoria Histórica' en 2007 y tras una moción del grupo socialista en la que se planteaba que la aplicación de la norma junto al "lamentable estado" de abandono que supone un deterioro paisajístico y visual apreciable merecía la retirada del mismo.

En un primer momento el PSOE demandaba que se tomasen las medidas "necesarias" a fin de retirar "lo antes posible" el monolito conmemorativo de la sublevación militar de julio de 1936 que actualmente se encuentra en el paraje de Las Raíces.

Además se buscaba erigir en el mismo lugar un monumento conmemorativo del trigésimo aniversario de las primeras elecciones a cabildos y ayuntamientos, para su inauguración a lo largo del año 2009.