El edificio permanece vacío en invierno, por lo que nadie resultó herido. Sólo resultó dañada una caseta situada junto a la piscina. Cuarenta minutos antes de la detonación, una llamada al diario Gara alertó de la bomba, con lo que la Guardia Civil procedió a asegurar la zona y evacuar la playa El Paraíso. Todo apunta a que el atentado fue obra de un comando itinerante. Es el tercero en menos de tres meses en la provincia de Alicante, tras los perpetrados por la banda en Alicante ciudad el 6 de diciembre y en Denia el 30 de enero. Por ello, la Generalitat anunció ayer que pedirá al Gobierno más dotaciones de las Fuerzas de Seguridad.