En un platillo de la balanza: la supervivencia de especies amenazadas y un informe exhaustivo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) que desaconseja acometer obras en la zona. En el otro: la movilidad y la seguridad de 15.000 automovilistas diarios.

Ayer, la Comunidad inclinó la balanza de un lado y zanjó el pulso que la Administración regional mantenía con los ecologistas desde hacía años: aprobó que la M-501, la carretera de los pantanos, estará desdoblada entre Quijorna y Navas del Rey a mediados de 2007. Es decir, en otros 18 kilómetros más habrá dos carriles por sentido.

Medidas especiales

La obra comenzará en febrero y costará 69 millones de euros, de los que 25 serán para la protección del entorno. Entre otras medidas, habrá pasos subterráneos para la fauna, se cercarán zonas para que la maquinaria no dañe el entorno y se establecerán plazos de la obra en función de la nidificación de las rapaces.

Para evitar que un informe previo de impacto ambiental aborte el proyecto (Gallardón, en su etapa como presidente, desistió de desdoblar la M-501 por este motivo), las obras han sido declaradas de interés general, lo que las exime de este trámite.

Obras utópicas... o posibles

Doblar la M-501 es una vieja reivindicación de algunos ve-cinos. Otros proyectos acari-ciados por distintos sectores:

Una vía que circunvale toda la región: Desahogaría Madrid del tráfico de paso.

Carriles-bus en todos los accesos a la capital: Promo-vería el transporte público.

Vías ciclistas: Una malla eficaz que permita moverse en bici por toda la región.

Cara y cruz de un mismo proyecto

Seguridad vial: El tramo ya desdoblado (40.000 coches / día) ha registrado 6 muertes desde 2002. En el que se va a desdoblar (15.000 vehículos diarios) murieron 10.

Tráfico más fluido: Los fines de semana, especialmente en verano, los atascos son constantes.

Fauna amenazada: Espe-cies tan sensibles como el lince ibérico podrían desa-parecer para siempre de Madrid al alterar su hábitat.

Especulación: Los ecolo-gistas temen que sea el pri-mer paso a la urbanización descontrolada del Valle del Tiétar, protegido por la UE.