Las instalaciones deportivas mantienen su buena calidad, aunque Ayuntamiento invierte menos, según Eroski

Las instalaciones deportivas de Zaragoza mantienen su "buena calidad", aunque el Ayuntamiento invierte menos dinero, según recoge Eroski Consumer en un informe en el que se han analizado 143 instalaciones deportivas en 18 ciudades de todo el país, entre ellas 10 en Zaragoza.

Las instalaciones deportivas de Zaragoza mantienen su "buena calidad", aunque el Ayuntamiento invierte menos dinero, según recoge Eroski Consumer en un informe en el que se han analizado 143 instalaciones deportivas en 18 ciudades de todo el país, entre ellas 10 en Zaragoza.

Las instalaciones deportivas en España se han incrementado en los últimos 30 años en más de un 77 por ciento y dos de cada tres son de titularidad pública. Su gestión precisa inversión y un buen mantenimiento, algo que se da en las principales capitales del país, aunque lo cierto es que los ayuntamientos destinan menos dinero que hace cinco años, recoge el citado informe que compara la situación con otro estudio similar elaborado en 2006.

Así, resume que la dotación ha aumentado de manera significativa, aunque queda margen para lograr una situación óptima. No solo ha mejorado la cantidad: la calidad de las instalaciones municipales visitadas es "buena" y apenas un 4 por ciento de ellas no cumple con los requerimientos de limpieza, seguridad, accesibilidad y conservación exigidos.

En el caso de Zaragoza, se visitaron 10 espacios deportivos (los centros deportivos municipales Gran Vía, La Jota, La Granja, La Almozara, Delicias, José Garcés, Actur, Salduba y Alberto Maestro y el complejo Miralbueno) para comprobar su limpieza (de aseos, duchas, piscina, cafetería, bar o restaurante), el estado de conservación de los equipamientos deportivos, la información (expuesta y facilitada al usuario) y los servicios ofrecidos en cada recinto.

También se prestó atención a las medidas de accesibilidad y seguridad de que disponían (plazas de aparcamiento para discapacitados, carteles escritos en braille, existencia de luces de emergencia, extintores, etc.).

Mientras los 18 Ayuntamientos destinan casi un 4 por ciento del presupuesto general anual al deporte, en la capital aragonesa la cantidad total es de 14,8 millones de euros (22 euros por habitante), lo que supone un 2 por ciento del presupuesto general con que cuenta el Consistorio zaragozano, precisa el informe.

14,8

Millones en 2010

En cinco años, la partida destinada al deporte ha perdido relevancia en el presupuesto municipal (en 2005 representaba un 3 por ciento), comportamiento que se engloba en la tendencia general registrada en el estudio. En cifras, de los 19,3 millones de euros de 2005 se ha pasado a los 14,8 millones de 2010.

Respecto al equipamiento, asegura el estudio que la evolución es positiva al aportar datos como que hay un polideportivo cubierto por cada 17.750 habitantes (en 2006, la proporción era de uno por cada 24.570), un campo de fútbol por cada 19.830 residentes (hace cuatro años, era de uno por cada 22.030 habitantes) y un frontón por cada 42.150 zaragozanos (en 2006, era uno por cada 49.140 habitantes). La excepción: las pistas de atletismo, que se mantienen igual.

Ninguna de las diez instalaciones deportivas visitadas suspende la prueba propuesta por Eroski Consumer, sino "más bien todo lo contrario": la media final es un "bien", nota que comparte con La Coruña, Granada, Madrid, Murcia, Oviedo, Pamplona, Sevilla, Valencia y Valladolid. Una a una, los centros deportivos municipales Alberto Maestro, Salduba y José Garcés obtienen un "muy bien" y el resto alcanza un "bien".

Los recintos visitados se encuentran en buen estado, proporcionan una buena información y dotación de servicios, y cuentan con las suficientes medidas de seguridad y accesibilidad. Esta situación es muy similar a la de hace cuatro años.

Las únicas carencias observadas en materia de limpieza y conservación se centran en algunas deficiencias en las pistas y campos, fundamentalmente porque había redes rotas y pavimento con suciedad en una de las diez instalaciones visitadas. Los edificios en general y los vestuarios en particular se encontraban en buen estado de mantenimiento e higiene.

En seguridad y accesibilidad, los técnicos de Eroski Consumer comprobaron que en siete de las diez instalaciones deportivas elegidas para este estudio los extintores estaban señalizados de forma correcta. Todos los recintos tenían las luces de emergencia bien visibles y había un socorrista en los espacios deportivos donde había piscina.

Sin embargo, faltaban plazas de aparcamiento y sistemas de acceso al vaso de la piscina para discapacitados. Además, los carteles no en todos los casos estaban escritos en braille o alterados con sobre relieve.

Por último, el usuario contaba con suficiente información en estos espacios para no perderse: carteles señalizando los diferentes accesos y personal atendiendo. Además, a todas las instalaciones llegaba el autobús; en casi todos los vestuarios había taquillas; y en todas las instalaciones había botiquín, enfermería o servicio médico bien señalizado.

Aún así, se señalan algunas carencias como que un único recinto contaba con papeleras o contenedores de reciclaje a la vista, cuatro con carril bici que llegase a las inmediaciones de estos lugares y en tres faltaba más información sobre las normas de uso particulares de cada instalación.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento