El acusado del 'crimen de la maleta' en Benimaclet reconoce que lo mató pero "en defensa propia"

Su pareja afirma que no tuvo nada que ver con el suceso y que pasó la mañana yendo a la casa donde trabajaba

El hombre acusado del conocido como 'crimen de la maleta' en el barrio valenciano de Benimaclet ha reconocido ante un jurado popular en la Audiencia Provincial de Valencia que mató a la víctima pero ha asegurado que lo hizo "en defensa propia". Por su parte, su pareja ha negado la participación en el suceso.

Los acusados, para los que el ministerio fiscal pide una pena de 14 años de prisión por un delito de homicidio, con el agravante de abuso de la autoridad, y la defensa su absolución, han prestado hoy declaración en la primera sesión del juicio. Ambos dos, Sonia Leticia y Emanuel, se han negado a contestar a las preguntas del fiscal.

La cronología de los hechos comienza en la mañana del 20 de enero de 2009, cuando los dos acusados entraron supuestamente en la habitación del fallecido armados con una navaja y un punzón. Según el relato del fiscal, Emanuel clavó la navaja en cuatro ocasiones en el pecho a José Ernesto, mientras que Sonia Leticia le pinchó hasta 18 veces con el punzón.

Posteriormente, ataron de pies y manos el cuerpo para introducirlo en una maleta que abandonaron en un descampado del barrio valenciano de Benimaclet, a unos 400 metros de su vivienda. Unas horas más tarde, el bulto fue encontrado por un transeúnte que paseaba a su mascota, según la acusación pública.

En ese momento, compartían vivienda la pareja formada por los dos acusados, Sonia Leticia y Emanuel, y la hija de la primera, Carol, pareja sentimental del fallecido, José Ernesto. Además, los lazos no se acaban ahí, porque Emanuel había tenido una relación anterior con Carol, con quien tiene una hija pequeña y que se encontraba, en esa fecha, embarazada del fallecido.

Según el fiscal, el detonante de los hechos fue la intención de Carol y José Ernesto de abandonar España y volver a Honduras con la menor fruto de la anterior relación, algo que no fue aceptado por los acusados, que les consideraban "drogadictos" y "una mala influencia para la menor".

Durante su declaración, Emanuel reconoció que en la mañana de autos volvió a su casa del trabajo porque padecía migrañas y se encontró con José Ernesto "fumando cannabis". Continuó relatando cómo el joven le empezó a "hablar mal", le siguió y le cogió y amenazó "con un cuchillo de cocina que tenía en su habitación".

Según su relato, ambos empezaron a "forcejear" hasta que el acusado "temió por su vida" y sacó de su bolsillo una navaja. "Hubo de todo, caímos al suelo y me di cuenta —de que le había matado— cuando lo vi tendido en el suelo", comentó.

Además, explicó que en ese momento los nervios y su situación irregular en España le llevaron a introducir el cuerpo en una maleta con la que bajó los cuatro pisos que le separaban de la calle para dirigirse al descampado. En todo momento negó que su pareja hubiera participado en el acto. CONTRADICCIONES

Sin embargo, el fiscal ha argumentado que esta declaración "entra en contradicción" con la efectuada por el acusado en dependencias policiales. Además, ha apuntado que según los informes forenses, las heridas provocadas por la navaja y por el punzón se realizaron en un corto período de tiempo, por lo que debieron participar dos personas en el ataque.

En este sentido, el acusado ha explicado que cuando se dio cuenta de que lo que había hecho, intentó reanimar al fallecido, con lo que cogió "un bolígrafo de la mesita". "Cogí un bolígrafo y de la rabia quise reanimarle pinchándolo", detalló.

Por su parte, Sonia Leticia ha asegurado que no tuvo nada que ver en los hechos y que pasó la mañana yendo a la casa donde trabajaba, en Moncada, en la que los residentes no le abrieron la puerta, y, posteriormente, con una amiga.

Además, ha negado que, tal y como asegura el fiscal, coaccionara a su hija para evitar que ésta denunciara la desaparición de José Ernesto. Además, ha negado también haber realizado una llamada a la madre del fallecido, que residía en Honduras, haciéndose pasar por su hijo.

Juicio con jurado

Según ha indicado a Europa Press el abogado de Emanuel, el hecho de que el juicio se celebre con jurado ni beneficia ni perjudica a los acusados, y ha resaltado la "importancia" de que "no se confunda nunca lo que está pasando dentro del juicio con lo que los medios de comunicación puedan decir en un momento determinado".

"Esperamos que el jurado tenga la sensibilidad suficiente para que no esté contaminado ni presionado por nada ni por nadie y que, con arreglo a las pruebas que salgan, se inclinen por una tesis o por otra", ha agregado.

Asimismo, a su juicio, "hay muchas pruebas que a ella la dejan fuera y, respecto a mi patrocinado, también existen evidencias de que había animadversión y un cierto reto de una persona molesta en la casa que estaba provocando de continuo montones de problemas y que llevaba una vida bastante desordenada". De este modo, ha continuado, "en algún momento, fruto de los nervios, se produjo ese acometimiento ante una situación no esperada por él".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento