La música independiente española a la conquista del público británico

  • La Fonoteca, un proyecto sin ánimo de lucro, lleva las bandas españolas independientes hasta Reino Unido.
  • Los dos jóvenes fundadores pagan los billetes de avión.
  • Aunque no han intentado, no consiguen ayuda institucional.
Triángulo de Amor Bizarro rompió el hielo en La Fonoteca.
Triángulo de Amor Bizarro rompió el hielo en La Fonoteca.

Bandas independientes españolas como Delorean, Triángulo de Amor Bizarro, Remate o Pauline en la Playa han tenido la oportunidad de ofrecer su primer concierto en Londres gracias a Raúl Alonso y Pedro Román, dos jóvenes españoles que han puesto en marcha una curiosa iniciativa conocida como La Fonoteca.

Con el propósito de dar a conocer entre el público del Reino Unido a bandas independientes españolas, Raúl y Pedro acogen a sus "invitados" en sus casas y les pagan de su bolsillo los billetes de avión en una compañía de bajo coste, sin ningún afán de lucro, sólo por el placer ver tocar a sus grupos favoritos en la capital británica, donde residen temporalmente.

"Lo que queremos transmitir es que nuestras propuestas musicales no tienen nada que envidiar a las inglesas", comentó Raúl Alonso.

La Fonoteca comenzó como una web, creada por Raúl, que aspira a ser una base de datos de la música española desde los setenta hasta la actualidad y, a raíz de que Raúl y Pedro, dos amantes de la música española de 28 y 25 años, se conociera en Londres, pensaron en realizar pequeños conciertos en torno a la página web, que cuenta ya con casi 2.500 seguidores en Facebook.

Así arrancaba La Fonoteca-London, y la banda Triángulo de Amor Bizarro fue la primera, en mayo de 2009, en recorrer una senda por la que luego pasarían Wild Honey, Delorean, Francisco Nixon, Ricardo Vicente, Remate o Mujeres. Raúl confiesa sentirse "tremendamente agradecido" a Triángulo de Amor Bizarro, porque "abrieron brecha" al confiar en dos chicos que se pusieron un contacto con ellos a través de MySpace y que lo único que podían ofrecer era su casa y un billete de avión.

"Tocar es un trabajo y, ya que nosotros no les íbamos a poder pagar por ello, lo mínimo es que las bandas no pierdan dinero, y por eso costeamos nosotros mismos los billetes y el alquiler de instrumentos", precisa Raúl.

El problema del dinero

Precisamente para poder mejorar las condiciones y disponer de un "colchón de seguridad", los chicos de la Fonoteca han tratado de conseguir algún tipo de ayuda institucional, pero siempre les han dado, según explican, con la puerta en las narices. "Parece que las instituciones encargadas de la promoción cultural de España en el exterior sólo están interesadas en exportar el flamenco y la paella. Se olvidan de que España es mucho más que eso", se queja Raúl.

Las últimas "invitadas" de La Fonoteca han sido las hermanas Mar y Alicia Álvarez, o, lo que es lo mismo, Pauline en la playa, que pusieron hace unos días el broche final a un ciclo de acústicos que ha tenido lugar en Camino, un bar y sala de conciertos donde se ofrece comida española. "Estamos encantadas con la idea de poder tocar en Londres porque es una oportunidad única", comentó Mar poco antes de su concierto.

Preguntadas por la situación de la música independiente española, Alicia se quejó de que el "háztelo tú mismo" es lo que está primando en la industria musical y de que, con la crisis, cada vez es más difícil conseguir que una discográfica o una sala de conciertos confíe en una banda independiente.

"Proyectos como el de la Fonoteca demuestran que no hay apoyo institucional, sólo hay gente que se dedica a esto por amor al arte, sin recibir ninguna compensación económica, y que trabajan con mucho empeño y esfuerzo, como los chicos de La Fonoteca", subrayó.

Iniciativas como la de La Fonoteca, aunque modesta, es una de las pocas que vías que encuentran las bandas del panorama "indie" español para poder dar conciertos más allá de sus fronteras.

"Es curioso que, en los noventa, cuando se produjo el aluvión de bandas y sellos independientes, no se creara una infraestructura sólida para exportar nuestra música", señala Raúl, aunque reconoce que algunos grupos como Delorean, Lori Meyers o El Guincho empiezan a ser conocidos en Latinoamérica.

Quizá en no demasiado tiempo engorde la nómina de bandas independientes españolas con proyección internacional, y eso será gracias a iniciativas como la de La Fonoteca.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento