Unos 40.000 autónomos cántabros se beneficiarán del sistema que permite compensar la morosidad del Estado vía impuestos

El PP seguirá trabajando para que la iniciativa se amplíe a comunidades autónomas y ayuntamientos
Ignacio Diego y Ana Madrazo.
Ignacio Diego y Ana Madrazo.
EP/PP

Unos 40.000 autónomos cántabros y las pequeñas y medianas empresas (pymes) de la región se beneficiarán del sistema que permitirá a ambos colectivos compensar el retraso en los pagos por parte de la Administración General del Estado a través de aplazamientos y fraccionamientos de pagos de impuestos.

Esta medida, que no tiene en cuenta la morosidad de las comunidades autónomas y ayuntamientos, será puesta en marcha por el Gobierno central después de que el Pleno del Congreso de los Diputados aprobara el pasado martes por unanimidad una proposición no de ley en este sentido promovida por el PP.

Los 'populares', que planteaban inicialmente que la cuenta afectase a todas las administraciones públicas, pactaron finalmente una enmienda transaccional para instar al Ejecutivo a poner en marcha este sistema.

Así lo han recordado este viernes el líder de los 'populares' de Cantabria, Ignacio Diego, y la diputada nacional del PP Ana Madrazo, quien ha indicado que su partido va a "seguir trabajando" para que se amplíe la iniciativa al resto de administraciones.

"El Partido Popular continuará trabajando para que se amplíe la posibilidad de compensar también las deudas de otras administraciones públicas, como autonomías y ayuntamientos", ha manifestado.

"No nos parece lógico que el empresario que está ahogado por la asfixia financiera porque no tiene tesorería para poder pagar sus impuestos tenga que seguir pagando sus impuestos y, mientras tanto, las administraciones le deban a ese mismo empresario dinero", ha reflexionado Madrazo.

Ha recordado que con la propuesta se pide además que se cambie el criterio de tributación del IVA, de forma que los autónomos no tengan que pagar este impuesto sobre facturas que aún no han cobrado.

Asimismo, reclaman al Estado que se ponga en marcha la línea de crédito del ICO a ayuntamientos para hacer frente al pago de deudas con empresas, una medida incorporada antes del verano en la Ley de Morosidad, con el voto en contra del PSOE.

En cualquier caso, la diputada del PP cree que "se ha dado un primer paso" para que las pymes y autónomos tengan "un desahogo financiero", ante la caída de ventas, demora en el cobro de facturas y dificultad a la hora de conseguir créditos.

Soluciones prácticas y de sentido común

Preguntada por cuándo entrará en vigor la medida, Madrazo ha recordado que el Gobierno debe ahora poner en marcha los instrumentos necesarios y adecuados para su aplicación y modificar el reglamento general de recaudación.

En este sentido, ha recordado lo ocurrido con otros mandatos al Ejecutivo, como que el pago del IVA a los empresarios se haga cuando cobren las facturas y no cuando expiren las mismas, mandato que se aprobó en junio "pero sigue sin ponerse en práctica".

Al respecto, la parlamentaria ha añadido que "en medio de la crisis", el Ejecutivo central está siendo "incapaz de atajar" la coyuntura actual, de ahí que el PP intente "aportar soluciones prácticas, de sentido común" en el Congreso.

Plazos cada vez más dilatados

La también portavoz de Hacienda del PP ha explicado que el conjunto de administraciones públicas adeudan a empresarios y autónomos un volumen total de 30.000 millones de euros, cuyos plazos "son cada vez más dilatados" y que en el caso de los ayuntamientos llega a "una media de 160 días", según ha concretado.

Esto ha repercutido negativamente en la recaudación tributaria, que ha alcanzado un volumen de más de 11.600 millones de euros en 2009.

"enorme trascendencia"

La iniciativa aprobada en el Congreso tiene, para el presidente del PP cántabro, una "enorme trascendencia", especialmente "en una situación de crisis, de ausencia de liquidez".

A su juicio, la medida va a "resolver un problema" que experimentan "una gran parte" de pymes y autónomos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento