Lo de la avenida de Aragón los días que juerga el Valencia es para llorar. Decenas de coches ocupan aceras, jardines y pasos de peatones sin que la Policía actúe. La situación es aún peor en días como ayer, donde no hay transporte público al final del partido, cosa que tampoco es comprensible. ¿Tanto cuesta que se pongan de acuerdo la EMT y el Valencia para que 50.000 personas no se encuentren con que los autobuses ya se han retirado cuando salen de Mestalla?