La Asociación de Padres Aragoneses en Acción ha reivindicado en una concentración celebrada en la capital aragonesa que se haga una ley de la custodia compartida de ámbito estatal.

El presidente de la asociación, Miguel Cisneros, ha formulado esta petición en la lectura de un manifiesto, en el que han agradecido la entrada en vigor este miércoles de una ley aragonesa de custodia compartida y ha pedido "se haga extensiva al ámbito estatal, para que no haya niños de primera y segunda clase, y que todos tengan los mismos derechos".

La entrada en vigor de la normativa aragonesa supondrá la relación continua de los hijos con ambos progenitores y con las dos familias, tras una separación o divorcio, además de la participación de los dos en la educación y crianza de los hijos.

Un padre afectado, Miguel Monserrat, ha declarado que "esta ley significa todo" y que "tenía que haber existido desde hace tiempo". Además, ha reivindicado que "se haga a nivel estatal porque esto no es una cuestión de impuestos, ni de sanidad, es una cuestión de nuestros hijos, de su educación y de que puedan disfrutar de su padres" y "los niños son niños ya vivan en Andalucía, en Canarias o en Aragón".

Esta ley, ha continuado, "marcará un hito en la historia jurídica de nuestro país y de la Comunidad autónoma" y supondrá "un punto de inflexión que va a cambiar el estatus que estamos sufriendo muchos padres" y que "cambia el planteamiento de la custodia antes una crisis familiar", si bien no espera que, "de hoy para mañana, vayan a cambiar las cosas".

"voy a recuperar a mis nietos"

Teresa Artigas, abuela que se va a beneficiar de la nueva ley, ha indicado en declaraciones a los medios que ahora va a poder "recuperar a mis nietos", tras el divorcio de su hijo. "Con esta ley basada en la igualdad de relaciones familiares voy a poder apelar al sentido común que sé que mis nietos tienen porque ya son mayores".

Por su parte, Sabina Pata, ecuatoriana que lleva ocho años viviendo en Zaragoza, ha contado que, nada más llegar a España, se separó de su marido, también ecuatoriano, y perdió a sus cinco hijos. El más pequeño vive con su abuela, dos están con el padre, y los otros dos están con una familia de acogida.

"Yo vivía con los cuatro mayores y los dejaba con una amiga cuando tenía que ir a trabajar", pero "un día los servicios sociales me dijeron que no podían estar con esa amiga porque no era ningún familiar y me quitaron a mis hijos", ha explicado.

"Ahora mi ex marido no me deja ver a los dos mayores y el pequeño me pregunta que dónde están sus hermanos", ha lamentado, para agregar que espera que esta ley la ayude a recuperar a sus hijos.

Otro padre, que no ha querido revelar sus datos, ha indicado que sus hijos estaban viviendo con su madre, que "está condenada por maltrato psicológico a los niños y sigue teniendo su custodia". Para él, esto es algo "absolutamente incomprensible" y supone una "aberración antinatural".

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.