En primer lugar, se hará una campaña para informar a todos los dueños de sus obligaciones y deberes legales con respecto al animal y de las sanciones que acarrearía no tenerlo todo en regla.

Entre otros requisitos obligatorios, hay que recordar que todos los canes deben llevar el chip identificativo, acreditar una serie de vacunas y, además, en el caso de los llamados perros potencialmente peligrosos, tener un certificado de aptitud y un seguro.

En segundo lugar, el Ayuntamiento está negociando un acuerdo con el Colegio de Veterinarios para subvencionar a todos los dueños de perros que aún no lleven la instalación del chip, que actualmente cuesta 30 euros.

El objetivo de esta iniciativa es tener el mayor control posible sobre todos los perros de la ciudad y, en caso de abandono, poder localizar al dueño inmediatamente.

Más control policial
Por último, para comprobar que la gente ha secundado el proyecto, a partir de abril la Policía de barrio llevará a cabo batidas de control, interponiendo las correspondientes sanciones en los casos en que los dueños de los perros no acrediten cumplir todos los requisitos.

Las multas por no poner el chip al can pueden llegar a los 600 euros, mientras que por abandonarlo, están entre 6.000 y 18.000 euros. La Policía interpuso el año pasado 211 sanciones relacionadas con irregularidades de perros, 22 más que en 2003.

CUÉNTANOS...
dónde hay perros peligrosos o que no están censados. Escribe a
nosevendevalencia@20minutos.es por fax al 963 530 073 o por correo a Xàtiva, 15, 46002 Valencia