El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, ha presentado la copia de la estatua de Isabel de Portugal con la que el Gobierno regional ha obsequiado a la ciudad con motivo del III Centenario de la confirmación de la Feria de Albacete y que se exhibe desde este lunes en la exposición 'Albacete, Feria', en el Museo Provincial, hasta el 31 de enero de 2011.

"Alcaldesa, es un honor para mí hacer esta entrega simbólica a los ciudadanos y a la ciudad, espero que la puedan disfrutar", ha manifestado Barreda tras inaugurar esta muestra ha explicado, en declaraciones a los medios, que ésta es "una copia de la que estatua que hay en el Palacio de Fuensalida, de la señora de Albacete, Isabel de Portugal," y que "tenía la fama de ser la mujer más guapa de todas las cortes europeas".

Se trataba de la mujer de Carlos V, la madre de Felipe II, "una mujer muy importante en la historia de España y Portugal, que cuando se casó con Carlos I y V recibió en su matrimonio el señorío de Albacete, también de Alcaraz y de San Clemente".

El presidente regional ha dado a conocer que fue Salvador Jiménez, el primer alcalde democrático de esta capital, "el que me habló por primera vez en el patio de Fuensalida de que ella era la señora de Albacete, y nos pareció que era una buena idea aprovechar la oportunidad del III Centenario de la Feria para hacer una copia y hacer donación de esta copia al pueblo de Albacete". Una estatua que, tras este periodo de exposición, "la alcaldesa y el Ayuntamiento determinarán qué hacer con ella".

En relación a la muestra, Barreda ha resaltado que tiene "una gran calidad académica, aportaciones históricas y culturales importantes" y que "sólo eso justifica sin duda haber hecho esta exposición, que estoy seguro de que va a ser un éxito de público", a lo que ha añadido que ha sido una "buena idea" haberla organizado aprovechando la conmemoración de los 300 años de la confirmación de la oficialidad de la Feria, ya que "cuando se pone en valor la Feria se pone en valor a la propia ciudad de Albacete, a la provincia, en la medida en que la Feria es de la ciudad, tiene una proyección nacional e internacional cada vez más importante".

Barreda ha concluido relatando, como hecho histórico anecdótico, que, cuando Isabel de Portugal falleció en Fuensalida, se decidió que se enterrara en Granada y "pueden imaginarse en qué condiciones se hacía un traslado de Toledo a Granada". Entonces, encargaron al Duque de Gandía que acompañara el cadáver para que diera fe de que el cuerpo que enterraban era el de Isabel de Portugal. Al finalizar el recorrido y abrir el ataúd, para verificar la identidad del cadáver, "pueden imaginar en qué condiciones estaba, y fue entonces cuando el duque exclamó jamás volveré a servir a señor o señora que pueda fallecer". El duque de Gandía, ha señalado Barreda, "se hizo jesuita y hoy es San Francisco de Borja".

Consulta aquí más noticias de Albacete.