El BNG ha presentado este sábado las líneas maestras de su propuesta de reforma estatutaria para la Comunidad gallega con un nuevo texto en el que declara "sin ambages" que "Galicia es una nación". "Galicia es una nación y como tal debe ser reconocida", ha incidido el portavoz nacional de la formación frentista, Guillerme Vázquez.

Arropado por diversos cargos del partido y afiliados en Santiago, el jefe de filas del Bloque ha hecho pivotar su discurso sobre la idea de que "Galicia es una nación" y, dicho esto, ha criticado "el corsé estatal" que, a su juicio, "impide salir del furgón de cola" a esta autonomía. "Nosotros no acreditamos la teoría mil veces difundida de que somos un país pobre que precisa de la solidaridad del Estado para sobrevivir", ha sentenciado.

Así, ha responsabilizado a la política centralista de "la destrucción de los sectores productivos básicos, el despoblamiento, el envejecimiento y la emigración" de Galicia; y ha utilizado una cita de Rigoberta Menchú para pedir la liberación de la comunidad de ese "corsé" antes citado: "En Galicia no necesitamos que nos echen una mano, bastaría que nos la quitasen de la garganta".

Esta definición de Galicia como "una nación" choca con los planteamientos del PPdeG, con su jefe de filas, Alberto Núñez Feijóo, a la cabeza, que ya ha advertido de que "la única nación" que reconoce es "España". Previsiblemente, la negociación del Estatuto volverá a la situación de enero de 2007, cuando Emilio Pérez Touriño (PSOE), Anxo Quintana (BNG) y el propio Feijóo no llegaron a superar sus diferencias sobre la identidad de Galicia.

Por su parte, los socialistas han decidido recuperar la fórmula escogida en aquel momento por el presidente de la Xunta, 'Nazón de Breogán' —según la letra del Himno Gallego— para intentar alcanzar un consenso en torno a la denominación de Galicia. GALLEGO,

Lengua oficial

Al margen de la cuestión identitaria, el texto propuesto por los nacionalista incide en la necesidad de obtener "más autogobierno real" a través de una agencia tributaria "propia" para la consecución de "autonomía fiscal efectiva" y del establecimiento del gallego como idioma "oficial".

En un acto bajo el lema 'Tempo de compromiso con Galiza', Guillerme Vázquez ha resaltado que "es fundamental que la lengua propia de Galicia sea oficial en el propio país", junto a lo que ha apuntado que "no será verdaderamente una lengua oficial en su propia tierra hasta que alcance el mismo estatus legal que el castellano".

El estatus de la lengua gallega y algunos flecos en financiación autonómica fueron otras de las cuestiones que imposibilitaron el acuerdo entre las tres fuerzas políticas con representación en el arco parlamentario autonómico para la reforma del Estatuto de Autonomía de Galicia. PROPUESTAS

En cuanto a las propuestas relacionadas con la creación de una agencia tributaria "propia", el líder del Bloque las ha justificado en que el actual marco estatuario aprobado en 1981 "se revela" como "absolutamente insuficiente para cualquier observador imparcial" en relación con "poder solucionar algunos de los graves problemas económicos y sociales" de Galicia.

Así, ha abogado por una agencia tributaria gallega que "traiga consigo la mejora de la financiación" y de los servicios públicos como la educación y la sanidad. Todo ello, con el objetivo de conseguir "mayores herramientas para salir de la crisis con justicia social".

Otras formulaciones tienen que ver con "el derecho a organizarse territorialmente en función de la realidad física" de Galicia, para lo cual Vázquez ha hecho hincapié en la importancia de "suprimir" las diputaciones para "avanzar en la comarcalización".

A su vez, ha incidido en que se debe lograr una "autonomía fiscal efectiva", ya que, a su entender, Galicia tiene "capacidad para autofinaciarse" y así no tendrá que "seguir dependiendo de lo que el Gobierno central decida".

Tras la exposición, ha indicado que la propuesta del BNG es "un texto de mínimos para avanzar en el momento actual" y se ha mostrado "consciente" de que esta reforma, "aún no siendo suficiente", sí "es necesaria" para "poder gobernar más eficazmente". Además, ha señalado que este texto "no está encorsetado por la reciente sentencia política del Tribunal Constitucional" sobre la reforma propuesta de Cataluña.

"derecho a decidir"

En la misma línea, el portavoz parlamentario del BNG, Carlos Aymerich, ha abogado por "recuperar el tiempo perdido", ya que los gallegos "tienen el derecho inalienable de decidir" con esta propuesta "ambiciosa". De hecho, en el título preliminar de este nuevo Estatuto propuesto, también se recogen derechos como el pluralismo informativo, la buena administración y "el trabajo digno".

Además, se apuesta por la independencia judicial y por un nuevo marco de relaciones bilaterales entre Galicia y el Estado, alrededor de una comisión mixta paritaria de cooperación, junto con una regulación nueva con la Unión Europea.

En este sentido, Aymerich ha propuesto un marco competencial "más amplio", con autogobierno en la gestión del espacio marítimo-terrestre, la Seguridad Social, el espacio radioeléctrico o el audiovisual gallego.

Más allá, los nacionalistas han hecho hincapié en "no querer jugar ningún papel mendicante" y han reclamado "poder decidir" con "competencias exclusivas", tal y como se recoge en un texto en el que han colaborado "muchos cientos de hombres y mujeres de dentro y fuera del BNG", el cual tiene como telón de fondo la "autorresponsabilidad".

Así, el BNG ha hecho pública esta propuesta —sin establecer un calendario preciso para llevar al Parlamento gallego la reforma estatutaria— con el objetivo de "levantar un potente movimiento social" para "no permanecer en la segunda división estatal" ni tener "un estatus jurídico-político inferior al de Euskadi o Cataluña".

Todo ello, según ha resaltado Vázquez, con la intención de "la democratización efectiva del Estado español" en función de una "involución centralista" en detrimento del autogobierno.

Sistema de cajas

En línea con lo anterior, se ha referido Guillerme Vázquez a la actual situación de las cajas gallegas, para remarcar que "no es de recibo" que Galicia "no pueda regular" el sistema "sin interferencias estatales".

Por ello, ha censurado que el marco político "prepare desde Madrid la privatización del ahorro gallego para su posterior expatriación".

Sobre este punto, ha indicado que si las competencias "fuesen exclusivas", se podría, a su parecer, "legislar en función de los intereses gallegos". Sin embargo, ello no es posible por "un autogobierno raquítico y permanentemente expuesto a la invasión estatal".

Críticas a feijóo

En un contexto en el que el portavoz nacional del BNG ha asegurado que conseguir un nuevo Estatuto es "una tarea fulcral", ha recriminado al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que responsabilice de la crisis "en exclusiva" al Gobierno central, y en cambio, "no utilice las competencias que le otorga el actual marco político" para hacerle frente.

"¿Si no hace falta un nuevo Estatuto de Nación ni un nuevo modelo de financiación, por qué Feijóo afirma que no cuenta con recursos necesarios para la prestación de servicios básicos?", ha inquirido Guillerme Vázquez.

A continuación, Aymerich ha destacado que el "grave problema de desempleo" no va a depender "sólo" de un nuevo Estatuto, pero ha explicado que "el Gobierno tendrá en la mano una nueva herramienta" para trabajar en su reducción.

"Tenemos derecho a decidir nuestro futuro", con esta frase situada en la parte final de su discurso, Vázquez ha dado pie a una invitación para que "todas y todos participen en la consecución de este objetivo".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.