Ozon, Deneuve y Depardieu firman una divertida comedia en 'Potiche'

  • La Mostra reparte el día entre la comedia francesa, la acción de la mano de John Woo y el cine ruso de autor
  • 'Reign of assassins', codirigida por el autor de 'Mission: Impossible 2', vuelve a juntar artes marciales con cine de época
La actriz francesa Catherine Deneuve posa para los medios durante el pase gráfico de la película 'Potiche'.
La actriz francesa Catherine Deneuve posa para los medios durante el pase gráfico de la película 'Potiche'.
CLAUDIO ONORATI / EFE

La Francia futbolística puede andar con la cabeza gacha envuelta en un fracaso tras otro (el último, perder contra Bielorrusia en casa), pero la Francia cinematográfica no se puede quejar de su andadura por los Mundiales del cine, o lo que es lo mismo, los grandes certámenes del celuloide.

Si el año pasado 'Un profeta' fue, quizás, lo más notable de Cannes, en este 2010 François Ozon nos ha regalado una entretenida comedia, muy de agradecer en estas fechas, y que además cuenta con la virtud de juntar en pantalla a Catherine Deneuve y Gerard Depardieu.

'Potiche', que así se llama la obra del galo, podría pasar por momentos por un vodevil, aunque su seriedad la pierda en algunos momentos. Ambientada a finales de los setenta, 'Potiche', palabra francesa para designar a las mujeres florero, cuenta la historia de una ama de casa (Deneuve) que harta de una vida de hastío un casa soportando una cornamenta monumental, decide liderar su propia revolución primero en casa, luego en el trabajo, más tarde en la política.

Con Potiche, Ozon se pasa a la comedia ligera, de guante blanco. Un cambio de registro más en un autor capaz de firmar dramones antológicos ('El tiempo que queda') o dramas fantásticos ('Ricky') con la misma soltura y naturalidad con la que en 'Potiche' adopta las reglas de la comedia como si fueran suyas.

De la misma manera que le sucede a Takashi Miike, director japonés prolífico y amigo de cambiar de géneros como de camisa y al que también veremos en esta Mostra, con Ozon ya no se sabe si es un gamberro polifacético o un autor que acepta sin problema los guiones que le proponen.

Otra de artes marciales de época

La cosa se puso de moda con 'Tigre y dragón', siguió sumando adeptos con 'Hero' y 'La casa de las dagas voladoras' y en 2010 nos llega 'Reign of assassins'. Se resume en cuatro pinceladas: épica, época, espadas y artes marciales. O marcianas. Codirige John Woo, pero el crédito se lo lleva Chao-Bin Su, que ha sido el padre de la criatura. Michelle Yeoh vuelve a un papel similar al de 'Tigre y dragón' y aunque la mano de Woo no se nota en exceso (ausencia de palomas aparte), la cinta cumple con su propósito. Entretiene, aunque de haber aparecido diez años atrás hasta habría conseguido cierto nombre.

La jornada se completó con la rusa 'Silent souls', una historia sobre culturas en extinción en plena estepa rusa narrada con la misma alegría con la que uno se acerca a un análisis de sangre. Afortunadamente, la tortura solo duró 75 minutos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento