Sólo el curso pasado, mientras el número total de alumnosúnicamente subía un 1,3% con respecto al curso anterior, la cifra de los que se decantaron por la formación profesional crecía un 4%.

La subida aún es más espectacular si retrocedemos cinco años atrás. En el curso 1999-2000 había 19.991 alumnos, mientras que en el actual la cifra casi llega a duplicarse, pues hay matriculadas 37.121 personas.

Trabajo seguro
Hace unos años, la FP era el refugio de los malos estudiantes. Sin embargo, ahora «se están prestigiando estos ciclos», según indicaron ayer  fuentes de Educación.

Además, muchos alumnos escogen esta opción por el alto nivel de empleabilidad, ya que «el 90% de los alumnos salen con trabajo de la FP». En concreto, el 57% encuentra trabajo un mes después de acabar los ciclos y el 32% lo encuentra en la empresa donde ha hecho prácticas.

Una de las novedades que anunció la semana pasada el director general de Enseñanza, Josep Vicent Felip, es la posibilidad de que las personas mayores de 20 años, que acrediten una experiencia laboral de más de dos años y tengan la FP inacabada podrán hacer un examen, más bien orientado a la práctica, que les permitirá obtener el título.

Formación a distancia

Durante este curso, 39 alumnos se están sacando un módulo de FP sin necesidad de acudir al instituto. Todos ellos están matriculados en alguno de los dos ciclos que se imparten a distancia: gestión comercial y marketing y comercio internacional. Esta modalidad va dirigida a personas mayores de 16 años y establece como mínimo una tutoría colectiva y presencial, además de una individual. «Se trata de un modelo abierto en el que el alumnado marca su ritmo de aprendizaje», aseguraron desde Educación. Para su docencia, juega un papel importante los distintos recursos que proporciona Internet.