Los precios dependen del tipo de pieza escogida: así, el gusano coreano se paga a tres euros, el beta, a 3,4, el americano vale 4,5 euros y las denominadas titas medianas o pequeñas cuestan 6,6.

«Lo encuentro interesante, siempre que la máquina no se quede sin género; si se ocupan de hacer un buen mantenimiento, será un éxito tremendo», comenta uno de sus primeros usuarios, José Miguel Motilla, patrón de la embarcación Paloma 8.

Teléfono de urgencias
Con todo, tras la primera impresión, surgen algunas dudas. Tanto este pescador como algunos otros que han visto la máquina se preguntan por qué no hay un número de emergencias, por si un producto no sale bueno –la garantía que ofrece comprar el cebo en tienda– o si se agota la máquina.

«Hay un número de teléfono en el producto», aclaran fuentes de Cebos Tabarca, la firma proveedora.

DINOS QUE OPINAS
¿Prefieres máquinas o ir a la tienda? Escríbenos a
nosevendealicante@20minutos.es

Una docena en la provincia

El producto está patentado por una empresa española y se lanzó al mercado hace un par de años, explican fuentes de Cebos Tabarca, que antes de instalar la primera máquina en el puerto de Alicante ya había puesto en servicio otra docena en diferentes poblaciones donde se practica la pesca en la provincia, como Guardamar, Santa Pola, El Campello o en la playa de La Albufereta. Cada dos días reponen existencias.